Red Eco Alternativo ***

El día después

A pesar de los trolls, las operaciones mediáticas y las falsas promesas de Macri, la autora de esta nota – con una larga trayectoria en la militancia de izquierda – sostiene que “la gente de carne y hueso les regaló un desprecio del que no se vuelve”.

El día Después

Por Estela Pereyra - 12/8/2019
Muchos sabemos que el verdadero poder, el poder material, siempre lo tuvo y lo tiene la clase dominante que administra SU estado de acuerdo con SUS necesidades. También sabemos que las capas populares de nuestro pueblo no dan más, están exhaustas de tanto saqueo que, para que unos pocos se enriquezcan, costó el empobrecimiento de trabajadores, desocupados y jubilados arrinconándolos a una pobreza extrema.

Cada cuatro años son elegidos los representantes políticos que administrarán ese estado. Algunos lo harán con ciertas consideraciones hacia los más desposeídos y otros con ninguna consideración, como el caso de Macri y sus CEO funcionarios. A eso le dijo BASTA el pueblo ejecutando un voto castigo ejemplar que polarizó al electorado a límites increíbles.

Son lógicos no sólo el castigo ejemplar, sino la alegría generalizada de esa respuesta unificada de rechazo absoluto, contundente y aplastante a la política de despojo, de insensibilidad social, de cinismo y mentiras sostenidas con más mentiras. Nadie puede pensar que el país se hizo peronista de la noche a la mañana. Lo que sucedió es que la polarización representó el deseo de las mayorías de que se vayan los que están, de apostar a los que más chances tenían para sacarlos y los que, alguna vez, tuvieron ciertas consideraciones con las capas populares. Los más votados no prometieron hacer la revolución, es más, declararon abiertamente que continuarán con el sistema dominante en el mundo: el capitalismo. Y el pueblo no resiste al sistema, resiste al desguace canalla de su honra, de las mínimas cosas que conforman su ideario de la dignidad.

Ante ello, se escuchan los pataleos de los muchos que no acuerdan con el sistema pero que se olvidan de que sus propias mezquindades impidieron ofrecer una propuesta mejor, creíble, generosa y NO SECTARIA. Y todos, con justicia, nos acordamos del cianuro y el glifosato contaminando y matando; de los recursos naturales que se van, como por un tubo, a través de las multinacionales; de las represiones de ayer y hoy a los trabajadores y pobres; de los gatillos fáciles que se llevaron a nuestros pibes de los barrios. Todos tenemos razón, pero también todos los críticos tenemos responsabilidades, nos guste o no admitirlo y hacernos cargo, autocríticamente, como corresponde.

Ante este panorama, las masas hicieron su opción y eligieron la patada contundente al gobierno, como un primer paso colectivo para sacarse de encima a los cínicos que, con una mano se llevaron nuestra dignidad mientras con la otra embolsaban en sus cuentas de paraísos fiscales nuestros recursos y engordaban sus patrimonios personales asociados con la burguesía transnacional en múltiples empresas, algunas revestidas de rostro “nacional” y otras, directamente sin maquillaje patrio, a multinacionales. Porque desde la Barrick Gold, hasta Monsanto, cuentan con socios locales que favorecen y son parte de sus negocios. Y esto, sólo por nombrar dos empresas como casos testigos.

La desesperanza, la desesperación, la angustia, la amargura, la desazón se hicieron carne en vastos sectores de la población: los que se quedaron sin trabajo, los que vieron impotentes cómo cerraban fábricas y empresas, los que dejaron de comer, los que ya no tienen techo, los que vieron arrebatadas sus pensiones por invalidez, los que padecieron el saqueo de sus medicamentos y beneficios de obra social siendo viejos, los que sufrieron la pérdida del poder adquisitivo de sus salarios y planes sociales al compás de una inflación indetenible y tantos otros que perdieron hasta las ganas de vivir, porque, en el camino, muchos eligieron la muerte rápida y se suicidaron antes que aceptar la muerte lenta que la política del gobierno ofreció en cuatro años. Ésas y no otras fueron las razones de su voto. Más que un voto castigo, fue un voto por la sobrevivencia. Eligieron el mal menor y nadie puede señalar con el dedo a quienes optaron por lo conocido y no por lo bueno por conocer.

Quienes no sean parte de la alegría de este pueblo por el resultado de las elecciones que liquida la opción del “cambio” a una vida peor o vive en un frasco o es un marciano o pertenece a los expropiadores de esa dignidad que el pueblo pretende recuperar.

Todos saben que continuarán los tiempos difíciles, pero ayer rescataron su esperanza, porque de eso se trata la algarabía, de esperanza, nada más ni nada menos. ¿Quién tiene la autoridad moral para señalarlos…? Que tire la primera piedra.

Ahora, esa clase dominante hace sus jugadas: aumentan el dólar y las tasas y empujan lo que queda de la economía devastada hacia un caos inmanejable. No es casual: la burguesía también juega sus fichas. Este gobierno ya no le garantiza gobernabilidad, algo indispensable para que sus negocios funcionen y mantengan su tasa de ganancia. Alguna vez, un ministro de economía, refiriéndose a la clase dominante, dijo: “Yo les hablé con el corazón y ustedes me contestaron con el bolsillo” y ésa es la respuesta SIEMPRE que tienen a mano, la que saben, la única posible desde su óptica interesada en SU clase.

Si así lo han decidido, apresurarán el desplome definitivo del gobierno, se la harán corta y difícil para que se vaya rápido y venga el recambio para barajar y dar de vuelta en mejores condiciones. Saben, perfectamente, que están sentados sobre una bomba de tiempo: las masas les arrebataron a Macri y sus nefastos funcionarios la legitimidad. Y sin legitimidad no hay negocios posibles.

Muchos saben que el próximo gobierno no hará magia ni tampoco será revolucionario, pero igual apostaron a ese futuro incierto porque si algo recuperaron este domingo es la subjetiva esperanza, en reemplazo de la material y comprobada angustia en la que nos sumió Macri y sus oligarcas. Se equivocó Asís cuando sostuvo “se viene el peronazo”, porque muchísimos de los votantes de ayer no son peronistas, simplemente son los postergados y ninguneados por este gobierno que, a esta altura, padece de un automatismo preocupante, el mismo que lo llevó a su derrota. Ni las encuestas fueron fidedignas ni Durán Barba pudo pergeñar una nueva política de manipulación ni los medios afines a la burguesía lograron contrarrestar el descontento general, el hartazgo y el asco que sembraron durante cuatro años. Por su parte, el peronismo debería conservar la prudencia, la mirada no sectaria y ser consciente de que muchos no peronistas hicieron posible su triunfo. Si se suben a la soberbia, se repetirá el 2015 y, así, no nos bajaremos nunca de la misma calesita.

Y a la aplastante respuesta colectiva de ayer, donde sólo intervinieron las masas, le corresponde la jugada del bolsillo de la clase dominante que está muy asustada ante semejante y masiva repulsa a los que creían que habían llegado para quedarse. No señores, no aprendieron de la dictadura del 66 ni de la del 76. No aprendieron a conocer a este pueblo capaz de sacudirse dictaduras genocidas y sangrientas que funcionaron al compás de una política económica de saqueo a las capas populares.

Ninguna clase se suicida, la burguesía tampoco. No sería de extrañar que terminen siendo ellos, los dueños del poder material, el verdadero poder político, quienes empujen al gobierno hacia un abismo, como ya hicieron en el 89. Todo da para pensar que así será por lo cual no sería de extrañar el adelantamiento de las elecciones de octubre y la asunción del nuevo gobierno en diciembre. Hay final abierto hacia adelante.

Mientras, miles de trabajadores y pobres, los negros del “garrá la pala”, las negras que “se embarazan por un plan”, los que nunca pensaron votar al peronismo e inauguraron ayer su primera vez y hasta los que no los votaron festejan, son felices por un día, quizás por unos cuántos días, por el sólo hecho de haberle devuelto a este gobierno canalla la trompada en la mandíbula que le impedirá levantarse. Y tanto es el descalabro hacia adentro de la coalición gobernante que muchos de sus fiscales ya no quieren volver a fiscalizar en las próximas elecciones. Las ratas abandonan el barco, el rey de trapo está desnudo y su corte de sátrapas, a la intemperie. ¡Adiós a sus bailecitos tilingos! ¡Adiós a su segundo semestre! ¡Adiós al túnel de las falsas promesas! ¡Adiós a la política de la tecnología, los bots, los trolls y las redes! La gente de carne y hueso les regaló un desprecio del que no se vuelve.


Fuente: socompa.info

 
Our website is protected by DMC Firewall!