Red Eco Alternativo ***

Candidatos para la gobernabilidad

En esta democracia capitalista donde lo primordial es mantener las discusiones dentro de los límites que imponen los sectores económicos dominantes, no existen "traidores” ni saltos al vacío. Lo que existe es la necesidad de mantener la gobernabilidad del sistema y su modelo agro-minero exportador, con una perfecta adaptación de la clase política para asegurar esto, gane quien gane. Mariano Pasi para Red Eco Alternativo

 

(Mariano Pasi para Red Eco Alternativo) Argentina -  Se repiten discursos sobre el supuesto error del presidente Macri al elegir como su candidato a vicepresidente al peronista Miguel Ángel Pichetto. Que el senador no tracciona suficientes votos como para contrarrestar la estrategia Fernández-Fernández, que es un traidor mal visto dentro del peronismo, que es una fórmula que garantiza la derrota, entre otros.

Sobradas muestras de cintura política ha dado el gobierno macrista a lo largo de estos 4 años de gobierno, como para creer en esta teoría "aventurera" o de improvisación por parte del PRO y los sectores de poder que aglutina y representa. Pero las cartas ya están sobre la mesa, por lo que sólo queda intentar algunas reflexiones al respecto.

En principio, señalar que las opciones electorales con posibilidad de acceder al gobierno en octubre se preparan para un gobierno con grandes dificultades para gestionar, teniendo en cuenta la “pesada herencia” que Cambiemos dejará y que se caracteriza por una desocupación que hoy ya supera el 10%, la mitad del mercado laboral se encuentra precarizado, un tercio del país está en la pobreza, el poder adquisitivo continúa cuesta abajo debido a la devaluación y la inflación, la riqueza sigue concentrándose en los sectores más privilegiados y la economía no logra salir de la recesión. Ante esto, ninguna de las fórmulas presenta propuestas políticas que impliquen un cambio profundo del rumbo macroeconómico vigente.

Podría decirse que la gestión Cambiemos gozó siempre de un amplio margen de gobernabilidad, aun cuando no tenía mayoría legislativa ni el control de la mayoría de las gobernaciones. En esta gobernabilidad han tenido un rol muy importante aquellos sectores que se decían opositores pero que, a la hora de la aprobación de leyes estratégicas para el gobierno, no dudaron en negociar y votar junto a éste. El pago a los fondos buitres, la Reforma Previsional, así como los presupuestos de ajuste de todos estos años son ejemplos de esto. Mención especial merecen los movimientos sociales y sindicales que taponaron la conflictividad social en estos últimos dos años, a la espera de algún lugar expectante en las listas legislativas.

De aquí que sería posible afirmarse que en esta democracia capitalista donde lo primordial es mantener las discusiones dentro de los límites que imponen los sectores económicos dominantes, no existen "traidores” ni saltos al vacío. Lo que existe es la necesidad de mantener la gobernabilidad del sistema y su modelo agro-minero exportador, con una perfecta adaptación de la clase política para asegurar esto, gane quien gane. En este sentido, tanto Alberto Fernández por un lado, como Miguel Ángel Pichetto por el otro, son propuestos como candidatos justamente por sus capacidades de conciliación y negociación.

Un dato no menor para este escenario es que en la mayoría de las elecciones provinciales, quienes vienen llevando la delantera son los oficialismos. Es decir, los gobernadores que hoy están ejerciendo el cargo. En algunos casos, con más del 70% de los votos como Formosa. Esto da cuenta de que aún en pleno S. XXI, el federalismo es una materia pendiente para nuestro país, donde abundan los feudos provinciales con sus caudillos entronados, que luego negociarán con el Poder Central de Buenos Aires sus respectivas tajadas. Y es en este contexto que el “peronista republicano”, Pichetto, entra en escena.

Pez en el agua, fideo en su salsa, Pichetto en el Congreso. Armador, lobbista, negociador, su fortaleza proviene de haber pasado sus últimos 30 años de vida en el ámbito legislativo, dentro de los cuales lleva 17 como senador nacional por la provincia de Río Negro. De allí su conocimiento de los pasillos y recovecos parlamentarios, así como su capacidad para generar acuerdos con los gobernadores y hasta poder condicionarlos en caso de que fuera necesario. Es posible que no traccione tantos votos como la fórmula Fernández-Fernández, pero poco se tiene en cuenta la importancia que podría adquirir para mantener la gobernabilidad en un escenario futuro de crisis, ajuste y reformas estructurales como las que Cambiemos viene proyectando.

A pesar de que la fórmula Fernández-Fernández apueste a alcanzar el poder en octubre, el tendal de heridos que va quedando a su interior luego de los cierres de listas genera incertidumbre sobre su capacidad de mantener una unidad política una vez en el gobierno. Ante esto, la fórmula macrista podría pensarse como la más realista para encarar su continuidad al frente del Ejecutivo nacional.

Por último, decir que la gobernabilidad del capitalismo se está llevando puesta la democracia en América Latina y nuestro país no se encuentra exento de esto. Esto es así porque la estabilidad del sistema político en que vivimos implica la homogeneización de los discursos, los diagnósticos y de las propuestas políticas -siendo ejemplos claros el bipartidismo o los sistemas pluripartidistas moderados-, lo que implica su concreta incapacidad para dar respuestas ante los crecientes problemas que golpean a los pueblos y que se traducen en el deterioro constante de la calidad de vida de las grandes mayorías. 

Gobernabilidad hoy es igual a creciente desigualdad social. El desafío es ponerla en debate desde la clase trabajadora, haciendo crujir el status quo que impone la dirigencia política y las relaciones de explotación que garantizan. Hasta tanto la democracia y sus procesos electorales no retome la agenda de necesidades populares, la crisis de representatividad continuará pariendo Bolsonaros, Olmedos, Macris y reeditando películas viejas como Pichettos y Fernández. 

(*) Militante de la de CTA Autónoma Capital

 
Our website is protected by DMC Firewall!