Red Eco Alternativo ***

Lucha azucarera: gestos obreros, estratagemas patronales y un tiro por la culata

El Sindicato de Obreros y empleados del Azúcar del Ingenio Ledesma decidió otro impass en el paro como un nuevo gesto para sentar a negociar a la empresa. Mientras, el Ingenio amenaza con un lockout patronal y quemar todas las naves al parar la producción. Por Colectivo Radio Pueblo

 

Los gestos obreros

En la asamblea realizada hacia el mediodía de este viernes 13 de octubre, los trabajadores nucleados en el Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar del Ingenio Ledesma (SOEAIL) decidieron suspender nuevamente las medidas de fuerza, tras cumplirse unas nuevas 48 horas de paro el sábado venidero, como un nuevo gesto para sentar a negociar a la empresa.

La decisión, tomada por una amplia mayoría de la asamblea, se entiende en toda su relevancia tras una breve crónica de los principales hechos que la precedieron.

Tras una larga batalla cuyos hitos principales fueron dos multitudinarias marchas de los trabajadores con un rotundo apoyo del pueblo ledesmense y el rechazo, también con apoyo popular, de dos represiones que debieron acabar con la retirada policial, se decidió el primer gesto obrero de levantar las medidas, a los 20 días de paro, para sentar a negociar a la empresa.

En esa negociación el ingenio apenas mejoró la oferta realmente en unos 40 pesos, siendo el resto redistribuciones de un “premio” ya antes ofrecido y manteniendo el básico de 15.100 pesos para abril de 2018, monto muy lejano de los 19.090 pesos que ofreció el ingenio San Isidro y los 18.000 que ofrecieron Río Grande y los ingenios tucumanos, todos ingenios mucho más chicos que Ledesma, el más grande y de producción más diversificada del país. Los trabajadores entonces decidieron, tras esta nimia oferta, difundida por los medios hegemónicos como una mejora sensible pero en términos reales rayana en la burla, 48hs más de paro, que culminan este sábado en un nuevo gesto que muestra voluntad de negociar, mal que le pese a las valoraciones deslizadas por la prensa adicta al poder. El impasse se extenderá hasta el día miércoles.

Las estratagemas patronales

Se podrían agregar a este apartado numerosos hechos, desde los preparatorios del conflicto, que incluyeron visibles intentos de dejar acéfalo al sindicato (y la maquiavélica consecuencia de este buscado vacío sobre la obra social del gremio), hasta los intentos de terminar el conflicto, ya sea usando la presta fuerza policial del gobierno de Morales o las declaraciones empresarias de “acatar” una parcial y servil resolución de Ministerio de Trabajo hecha a la medida de la empresa  que la “autorizaba” a pagar el monto dispuesto por el mismo ingenio, vulnerando el mecanismo de negociación entre partes que debería garantizar el mismo Ministerio. Esto, pasando por declaraciones de la empresa durante el conflicto sobre lo inocuo del paro o la ya citada argucia de anunciar una “nueva” oferta salarial cuyos montos concretos apenas llegan al apelativo de maquillaje y cuya finalidad no puede definirse sino como provocación.

La última bravuconada

Por todo lo dicho, la última estratagema patronal es simplemente una más en un continuo de inducciones al error, presiones y acciones de mala fe, pero vale también como botón de muestra de los icebergs que deben enfrentar diariamente los trabajadores en esta lucha sindical.

Previo a la asamblea que iban a realizar los obreros este viernes para definir los próximos pasos a seguir circuló entre los trabajadores y por el pueblo un audio de algún funcionario del bando empresario supuestamente actualizando la información del conflicto y una decisión drástica que tomaría la empresa al respecto: parar la producción, el lockout patronal.

En el audio, tras un análisis del estado del conflicto (cuyo sopeso dejamos para el apartado que viene), se escucha claramente decir al informante que “la decisión que va a tomar la empresa hacia adelante es: no hay ninguna mejora salarial, ya lo que se podía ofrecer se ofreció, y si es que la situación sigue y perjudica el desenvolvimiento del procesamiento de azúcar, la empresa va a tomar la decisión de suspender la zafra. Y vamos a parar, con lo cual va a haber gente que va a quedar sin trabajo, no se le va a pagar el sueldo, no sé si eso va a afectar a la gente de campo también, por ahora me hablaron del tema fábrica pero creo que va para todos.”

La bravuconada, visiblemente orientada a insertar el miedo en los trabajadores tampoco es nueva, años anteriores surgió durante otra lucha sindical que la empresa se iba a trasladar a Brasil, pero desliza un mensaje claro “ya lo que se podía ofrecer se ofreció” y una amenaza “vamos a parar”.

Respecto de los supuestos topes al ofrecimiento salarial, apenas 40 pesos más, de parte del ingenio más grande del país, con un universo de acuerdos substancialmente mayores ya firmados por ingenios más pequeños y en un contexto de aumento de la producción (del cual el mismo ingenio se vanagloriaba hace pocos meses) y de los precios de los productos sólo resta agregar otra información aportada por el secretario general del sindicato, Rafael Vargas: Las heladas en Tucumán han supuesto problemas en su producción de caña que afecta a casi el 30%, lo que significará un hueco en el abastecimiento del mercado interno presto a ser cubierto por la producción excedentaria de Ledesma.

En cuanto a la amenaza de parar, Vargas aporta que al ingenio aún le quedan “700.000 toneladas para cosechar”, hecho que en un contexto de aumento de los precios y la producción local más un hueco de abastecimiento a ser llenado supone, además de un interesante bocado a la sensibilidad mercantil empresaria, una amenaza de suicidio colectivo más propia de caprichos adolescentes que de decisiones empresariales.

Claro que tampoco el audio es un sinsentido, tiene la inteligente finalidad de victimizarse ante una opinión pública desinformada y a atemorizar y dividir a los trabajadores (entre campo y fábrica), sobre todo a los más temerosos.

La observación de Rafael Vargas, secretario general del SOEAIL es clara y contundente: “Es una estrategia del patrón para meter miedo: prefiere perder dinero a pagarle a sus obreros”.

Un tiro por la culata

Que el audio haya sido dirigido a los obreros y no a la opinión pública supone un reconocimiento de una situación que la empresa minimiza y niega públicamente en los medios hegemónicos pero que no puede obviar al dirigirse a los obreros: el paro la ha afectado.

No hace mucho el administrador general del Ingenio Ledesma, Federico Gatti indicaba a la prensa local que la producción era normal, y que "seguimos moliendo con dos trapiches” “puesto que tuvimos una falla eléctrica con el 3 por lo que tuvimos que cambiar al trapiche” y que los producciones se realizaban “sin inconvenientes”.

El audio reconoce otro estado de cosas “en este momento estamos trabajando con un solo trapiche porque hay una adhesión interesante en la parte de crudo que no está permitiendo que procesemos el jugo” por lo tanto “la adhesión en los lugares clave se ve que está teniendo éxito y eso está perjudicando el procesamiento de la zafra”.

Seguro la lucha es larga y escabrosa, sembrada de desinformaciones y estratagemas de terror, pero entre tanto aspecto velado poco a poco parece develarse que la temeridad patronal es muchas veces fruto del temor.

Colectivo Radio Pueblo

 

 
Our website is protected by DMC Firewall!