“Escribir una nueva Constitución también implica inaugurar una nueva forma de entendimiento”

El pasado 4 de julio, y tras superar una serie de inconvenientes técnicos y sanitarios, sesionó por primera vez la Convención Constitucional que se encargará de redactar una nueva Carta Magna.

(El Mostrador) Chile - Prácticamente un mes ha pasado de esa fecha y mucha agua ha pasado debajo del puente. Desde la elección de Elisa Loncon y Jaime Bassa como presidenta y vicepresidente de la CC, hasta la instauración de otras 7 vicepresidencias y varias comisiones, este mes ha estado marcado por alianzas, patrocinios y discrepancias con la mesa directiva.

A un mes de la elaboración, la presidenta Loncon hizo un balance. Partió por agradecer a los constituyentes por la confianza depositada en ella y expresó que ha tratado de estar a la altura “de esa confianza y de ese mandato”. Luego, destacó la importancia del nuevo fenómeno político que se está dando en la instalación de la Convención: “Yo creo que hemos hecho ejercicio de democracia participativa, de inclusión, para instalar esta deliberación desde otros paradigmas, que no son los tradicionales como suele analizarse como si estuviéramos siempre viéndonos desde la derecha, la izquierda, el centro”. Agregó que en la constituyente se instalaron “otros paradigmas de diálogo”, como “la paridad, se está instalando la interculturalidad, se está instalando el diálogo honesto, se está instalando el sentimiento de amor entre nosotros para poder trabajar”.

Posteriormente, y en términos prácticos, contabilizó el trabajo de la Convención, informando que han celebrado 13 sesiones del pleno, han realizado más de 115 votaciones, han trabajado más de 230 horas en las sesiones y llevan 36 sesiones de comisiones y subcomisiones. Destacó que todos se han “entregado por completo a la Convención y a este tiempo que nos exige dedicación”.

Loncon también explicó los documentos aprobados por el hemiciclo como el protocolo COVID-19, el documento de normas básicas para el funcionamiento provisional de la Convención, la declaración política de los presos y presas del estallido, la propuesta de ampliación de la Mesa, y la propuesta de creación y funcionamiento de las comisiones. Estas últimas dos instancias “ya están en funcionamiento”, recordó Loncon.

Sobre el trabajo y funcionamiento de la Convención, destacó que actualmente son ocho las comisiones trabajando con “respectivas coordinaciones y ya con un calendario con sus respectivos cronogramas”. También agregó como un logro importante para la “democracia” de la instancia, “la ampliación de la Mesa a nuevos cargos con criterios de paridad, plurinacionalidad, territorio, y de representación”.

Loncon destacó la importancia de la confianza en el proceso. “Hay que confiar para avanzar”, luego agregó que han procurado instalar el “trato digno entre nosotros, aunque a veces a costado esa dignidad que nos merecemos, que es también la dignidad del pueblo de Chile”. “Con esa palabra dialogamos entre todos: los movimientos sociales, las mujeres, las regiones, los partidos políticos, los pensamientos políticos que aquí hay. Nos permiten esta instancia de vivir, cultivar, darle significado a la dignidad humana, y los pueblos indígenas también hablamos de la dignidad de la madre tierra”, agregó Loncon.

Por último, realizó una petición para poder alcanzar “los últimos rincones de Chile”, donde “no está llegando la voz de la Convención”. “Esto es debido a los problemas de conexión, de que no tenemos un canal público, de que todavía no estamos llegando a los municipios para informar”, estableció.

La palabra del vicepresidente Bassa

Por su parte, Jaime Bassa agradeció a todos los integrantes y entidades que han permitido el avance de la Convención. Sentenció que esto ha sido posible “gracias al soporte y apoyo administrativo y de gestión de lo que ha hecho la Mesa y especialmente los funcionarios y funcionarias que forman parte de este equipo”.

“Escribir una nueva Constitución no significa solamente escribir un nuevo texto constitucional, sino que también inaugura una nueva forma de relaciones entre nosotras como ciudadanos como representantes de la ciudadanía, pero también entre las instituciones permanentes de la República”, destacó el vicepresidente.

En cuanto al balance de este mes, afirmó que ha sido intenso, de profundos aprendizajes y experiencias. “Hoy sentimos un gran orgullo por lo que hemos alcanzado en este corto tiempo. Nuestro llamado es a continuar trabajando de manera colaborativa, con diálogo, con humildad, con respeto haciendo eco al importante compromiso y responsabilidad que hemos asumido de cara a los pueblos de Chile”.

Bassa señaló que la constituyente es “sin duda” el órgano “más representativo de la diversidad política, social, cultural y territorial que ha tenido la historia del país”. “Que refleja ciertamente la diversidad que enriquece a los pueblos que habitan esta tierra, hoy la invitación es a cuidarlo y a fortalecerlo en cada una de nuestras acciones y palabras. A dotarlo de un funcionamiento virtuoso, habilitando espacios de diálogo donde todas las voces sean escuchadas y consideradas, para que desde ahí podamos demostrar que sí es posible una nueva forma de acción política. Para que desde ahí inauguremos una práctica política diferente a la que conocemos, para que desde ahí la forma como nos relacionamos esté atravesada por la transparencia, el reconocimiento, la participación activa y vinculante de los distintos sectores de la ciudadanía, y por sobre todo desde el respeto y los afectos mutuos”, destacó.

Luego explicó que han levantado un órgano “prácticamente desde cero”, y que desde la Mesa han intentado organizar, así han levantado un organigrama básico de funcionamiento, coordinación y relaciones profesionales. “A fin de sostener y facilitar el trabajo de la constituyente se distinguen tres áreas principales que tienen a su vez responsabilidades subordinadas, la Secretaría Constituyente, Comunicaciones y Administración”, explicó el vicepresidente.

A su juicio esto es “un gran avance” que le permitirá “a quien sea que se siente en esta tercera en el futuro, liderar a esta Convención sin las excesivas cargas burocráticas cómo lo hemos tenido que hacer nosotras hasta el momento”, señaló Bassa. Luego agregó que “la construcción de este cuerpo de funcionarios y funcionarias” es uno de los desafíos más importantes de esta primera etapa de instalación.

Luego estableció las tareas que quedan por delante, como la inclusión y la participación de grupos sociales, que “no han conseguido representación en este espacio constituyente y tenemos que ser capaces de ir mejorando esas condiciones de participación para que este espacio sea cada vez más representativo”.

Finalmente el discurso de la Mesa concluyó con las palabras de Loncon que agradeció a los constituyentes por sus aportes “de las tantas diversidades que se sientan aquí”. Luego agregó un reconocimiento especial a la convencional Francisca Linconao, “autoridad mapuche tradicional, porque representa a un pueblo ancestral que por primera vez también se instala en la discusión de esta Convención Constitucional”. “Con ello también agradecer a todas las diversidades, todas las primeras naciones que están haciendo grandes esfuerzos por el diálogo para incorporar la diversidad dentro de la Nueva Constitución”, finalizó.

DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd