Luis Puenzo al frente del INCAA: una gestión desastrosa

Más de 30 asociaciones del país firmaron un documento cuestionando fuertemente la gestión que lleva adelante Luis Puenzo en el Instituto Nacional de Cinematografía y Artes Audiovisuales. En esta entrevista realizada por Mario Hernandez, el cineasta Fernando Krichmar explica los motivos de este cuestionamiento y plantea los requerimientos actuales de dichas asociaciones.

 

Mario Hernandez: El Presidente del INCAA, Luis Puenzo, hizo las siguientes declaraciones radiales en relación a que quienes habían firmado un documento crítico a su gestión en diciembre pasado, al que nosotros en nuestro programa “Ciudad Cultural”, hicimos referencia en su momento. Dijo: “no los queremos en el INCAA, es gente que ha lucrado con el cine a lo largo de años y algunos no de manera honesta”. Se refiere a un documento firmado por más de 30 asociaciones del país cuestionando fuertemente la gestión que lleva adelante Luis Puenzo en el Instituto Nacional de Cinematografía y Artes Audiovisuales.  ¿Qué reflexión te merecen estas manifestaciones de Luis Puenzo?

Fernando Krichmar: No hay peor ciego que el que no quiere ver, o peor sordo que el que no quiere escuchar. Lo estás diciendo en la pregunta, más de 30 asociaciones, de diversas variantes de producción, desde películas documentales muy pequeñas y con muchísimo valor cultural, con muchísima difusión nacional e internacional, no solo en cine sino festivales, universidades, distintas organizaciones sociales, pero también hay pequeñas y medianas ficciones, incluso algunos participantes de la gran industria del cine que representaban a más de 200 películas por año.

Esto se fue sosteniendo con lucha y diálogo con las distintas gestiones. Tal vez exceptuando a la anterior, donde fue casi todo lucha porque el macrismo tenía un proyecto en el que solamente podían filmar las grandes productoras asociadas a empresas transnacionales.

Entonces, cuando asumió Puenzo, en general en las instituciones había bastantes expectativas, de hecho muchas de esas asociaciones veníamos trabajando en una nueva propuesta de plan de fomento que eliminara el que había puesto la gestión macrista que era tremendamente elitista, excluyente de cualquier otro tipo de cine que no fuera el gran cine comercial que apostaba a las películas de lo que ellos llamaban “audiencia masiva” sin pensar en ninguna otra posibilidad de producción que son las distintas miradas que pueden tener los cineastas sobre la realidad, con distintas escalas de producción.

Y lo que dijo Puenzo, en lugar de escuchar y convocar al sector, fue salir con esta infamia, luego de un año y medio de una gestión desastrosa, donde se profundizaron las cosas que estaban mal, donde no se diferenciaron de la gestión macrista, no dieron ninguna ayuda a las pequeñas y medianas productoras, donde no hicieron nada ante el enriquecimiento abusivo de las grandes plataformas de streaming, Netflix, Amazon, que cuadriplicaron su facturación y nadie les cobró absolutamente nada para fomentar el cine nacional, si bien se llenaron la boca diciendo que lo iban a hacer. Terminaron sentándose con ellos.

Entonces, dime con quién andas y te diré quién eres. Evidentemente aquellos que lucran, no son los pequeños y medianos productores, los documentalistas, sino esas empresas que tan bien recibidas son por Puenzo y su gestión, que tiene en las capas gerenciales a varios funcionarios políticos, no de carrera, que vienen de la gestión anterior. Lo cual habla por sí mismo de cuáles son los límites que tiene esta gestión y la incoherencia con mucho de lo que se dijo cuando se pidió el voto, o se planteó la campaña electoral.

Este “No va más”, el documento que hicieron las 30 organizaciones, tiene que ver con dar respuesta a esta infame declaración de Puenzo que insisto, tiene un barbijo en los ojos, no donde lo debe tener. No quiere ver ni escuchar a quienes vienen haciendo el cine hace muchos años, con muchas películas que tienen mucho impacto tanto en el público como en su valor cultural.

Por más que tiene un prestigio bien ganado, hizo en su momento “La historia oficial”, que ganó un Oscar, evidentemente está muy alejado de lo que son las formas de producción actual de nuestro cine y fotografía, para la cual recibió en un alto lugar que tuvo que ver con la resistencia al macrismo, porque si hubiera sido por el macrismo hubieran eliminado el INCAA directamente. Pero hubo movilizaciones, luchas, denuncias, campañas de prensa, campañas en las redes, con diputados y senadores, y todo eso que fue laburo militante de muchas de esas personas que están en esas 30 organizaciones, él lo llama afán de lucro y otras cosas. Yo lo invitaría a que visite las casas de los últimos cineastas que han ganado premios internacionales en San Sebastián, Venecia, y las compare con su propia casa. Y ahí se va a dar cuenta que hay cosas que no debe decir un funcionario que se supone que está hablando en nombre de nuestro cine nacional.

M.H.: ¿Cuáles son los reclamos puntuales que estas 30 organizaciones vinculadas a nuestro cine le hacen a Luis Puenzo?

F.K.: Son muchos pero trato de resumirlas en las más importantes. En principio, que elimine el plan de fomento del macrismo que prioriza a las grandísimas producciones y haga un plan de fomento inclusivo, federal y con perspectiva de género. Esa es la primera cosa y hay varios proyectos que hemos presentado donde él puede introducir sus propias variables, puede negociar para un lado u otro, pero ahí está el espíritu que queremos.

En segundo lugar dejar de poner la desconfianza en los cineastas y eliminar una máquina de obstruir que armó con elementos burocráticos dentro del INCAA el macrismo, con varios gerentes que son cómplices de eso, con lo cual atrasan los pagos de algunas películas hasta dos o tres años, produciendo no solo la zozobra sino el quebranto de muchas pequeñas y medianas empresas o de realizadores integrales que ni siquiera tienen una empresa, pero para hacer una película empeñan su propio patrimonio y después se encuentran con que les rebotan las rendiciones por la gerencia de fiscalización, de jurídico, se pierde el expediente; vienen mintiendo con que van a digitalizar todo y siguen estando los expedientes en papel, lo cual atrasa todo. Y con la pandemia empeoró.

Y que apliquen la Ley de cine y nombren de una vez al Consejo asesor del INCAA que es el que determina el presupuesto y nombra los comité de selección de las películas, que ahí están representados los directores, productores, provincias, técnicos y actores; todos los representantes de la industria del cine. Yo estuve en el anterior, ahora hay otro compañero de DOCA, que es Juan Mascaró representando a los directores, ya están elegidos hace 7 meses y están derivando su nombramiento, con lo cual están trabajando sin ningún control del presupuesto.

Y por último, para hacerlo sintético, que de una vez por todas cobren un impuesto a las plataformas de streaming para fomentar el cine nacional. Netflix, Amazon, etc., han multiplicado su recaudación con la pandemia.

DMC Firewall is a Joomla Security extension!