Red Eco Alternativo ***

A quien debería el Estado sancionar por apropiación ilegal de tierras

El magnate Joe Lewis ha tenido un persistente avance, no solo en apropiación de tierras en la Patagonia, sino también de un espejo de agua, el Lago Escondido. Y el filántropo Douglas Tompkins es propietario de miles de hectáreas en la provincia de Corrientes, en la región de los Esteros del Iberá, cercano al Acuífero guaraní. Sin embargo  “hemos asistido a una nueva puesta en escena, para instalar otra vez el objetivo punitivista, gente ocupando tierras, la ilegalidad, la violación del derecho de propiedad”, afirma Gustavo Lahoud, miembro del Instituto del Pensamiento y Políticas Públicas en esta entrevista de Mario Hernandez

Mario Hernandez: Quiero salir de la discusión respecto de la toma de tierras en el sur y te quiero preguntar, porque se centra mucho en las ocupaciones de las comunidades mapuches, pero tengo entendido que Joe Lewis tiene allí un terreno por llamarlo así, un gran terreno fronterizo con Chile, con una pista de aterrizaje donde pueden aterrizar aviones de guerra, y que no permite el paso. Hubo varios intentos por parte del “Vasco” Murúa, Grabois, Urien, entre otros compañeros que fueron impedidos de ingresar. Incluso con la connivencia de fuerzas policiales de Río Negro y fuerzas nacionales como Prefectura y Gendarmería. Lugar donde Mauricio Macri pasaba Navidad y Año nuevo, y se permitía abrir una botella de champagne (porque él dice que toma agua mineral) el 31 de diciembre con su hermano del alma Caputo. Y tengo entendido, corregime sino, porque no soy una persona idónea en el tema, que hay una Ley de tierras que establecía que este tipo de propiedades en la frontera argentina no eran posibles. Entonces, quiero salir un poco de la coyuntura, inclusive porque ahora resulta que un ex gobernador, Senador de la Nación, Weretilneck, que fue cómplice de lo que entiendo fue una compra fraudulenta de esas tierras, luego trasladadas en propiedad a Joe Lewis, dueño de un club de fútbol en Inglaterra, el Tottenham, entre otras cosas. Yo me pregunto ¿Cómo es esto?

Gustavo Lahoud: Diste en uno de los personajes claves. Joe Lewis tiene una presencia en la Argentina de casi 25 años. Se asienta a mediados de los 90, realiza inversiones iniciales en tierras vinculados a distintos tipos de producciones y la posibilidad de realizar inversiones. De hecho uno de los ejes del conflicto que ha creado este Joe Lewis, a través de la gente que maneja su sociedad anónima, que es la que aparece vinculada a negocios de emprendimientos turísticos en El Bolsón y Villa Mascardi, en toda la región de Bariloche, que es uno de los puntales de sus desarrollos inmobiliarios y empresariales, que siempre aparecen ligados a la necesidad de vincular adecuadamente a los distintos poderes públicos en función de sostener estos intereses corporativos. Que es lo que viene pasando, por lo menos en los últimos 15 años y que ha dado cuenta del avance persistente de este hombre, no solo en apropiación de tierras, sino también en el caso más sonado últimamente que es la apropiación concreta de un espejo de agua, que es ilegal desde todo punto de vista, que es el Lago Escondido.

Además, la falta de información existente de los registros de tierras. Ha sido denunciado por varios legisladores. La ex Senadora, Magdalena Odarda, que está en el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas, históricamente ha sostenido una denuncia sobre las actividades de Lewis. Ha denunciado el tema de la pista ilegal que mencionabas, y ha afirmado claramente la denegación de acceso público a través del llamado Camino de la Culfí, a un lago que ha sido un recurso y bien público de todos los argentinos, directamente apropiado por este hombre hace ya más de una década.

Y él lo terminó ligando a un pequeño emprendimiento hidroeléctrico y se asoció a grandes empresas energéticas, por ejemplo, es un socio minoritario de Edenor. Este hombre se ha asociado con distintos gobiernos de turno y creo que la principal cobertura la ha tenido a través de los distintos gobiernos que se han sucedido en Río Negro.

La actual gobernadora Arabela Carreras ha estado muy preocupada en los últimos días por venir a Buenos Aires para obtener apoyo del gobierno nacional y de la ministra de Seguridad para el despliegue de Gendarmería. En lo que para mí configura una auténtica cortina de humo.

Lo que ha ocurrido en Villa Mascardi sistemáticamente con la supuesta toma de tierras de las comunidades mapuches, encubre en realidad toda una situación que tiene dos ejes, uno es el eje estructural del déficit habitacional que atraviesa todo el territorio de la República Argentina y así como en Río Negro y el Gran Buenos Aires, en nuestro país hay muchos más y están siendo afectados permanentemente por esta reiterada falta de acceso a la vivienda con planes y programas adecuados.

Y el otro eje tiene que ver con las maniobras de apropiación permanentes de tierras y de bienes públicos de empresarios que a esta altura de las cosas, actúan coaligados con los gobiernos de turno y reciben prebendas y protección desde los sectores públicos.

Existe una Ley de tierras en Argentina, se sancionó en 2011 durante el gobierno de Cristina Kirchner, es la ley 26.737 que reguló de alguna manera la tenencia de tierra en manos extranjeras. La verdad es que en líneas generales, una de las regulaciones marcaba que las tierras en manos de extranjeros no pueden superar el 15%, tanto a nivel nacional, provincial como departamental. Que ya de por sí es un número bastante generoso.

Lo que me interesa decir respecto de esto, en línea con los intereses de Benetton, Lewis, los Zorreguieta, distintos intereses concretos que están en estas regiones patagónicas, es que al poco tiempo de asumir, a los siete meses, junio de 2016, Macri dictó un decreto por el cual se cambiaron algunos de los ejes de la reglamentación de esta Ley de tierras y uno de ellos estuvo destinado a aumentar los controles sobre los catastros provinciales y municipales en orden de poder determinar pases de manos en compraventa de tierras, titulaciones que podían dar entrada a nuevos agentes a través de sociedades anónimas constituidas en paraísos fiscales, que es una de las realidades que se ha podido constatar y con millones de hectáreas en donde no terminamos nunca de saber quiénes son, corriendo el llamado “velo societario” (que es lo que nunca terminamos de hacer) quiénes son los verdaderos dueños de las tierras que figuran bajo esas sociedades.

Uno se encontraría ahí con un entramado nacional extranjero que a estas alturas debiera ser investigado por las autoridades públicas como una verdadera razón de Estado. Porque vos me decís este nombre, pero en la Patagonia aparece otro nombre, el de Douglas Tompkins, que es un hombre que también había accedido a miles de hectáreas en una de las provincias con más tierras sometidas a propiedad extranjera que es la provincia de Corrientes en la región de los Esteros del Iberá, cercano al Acuífero guaraní.

M.H.: Una suerte de protector.

G.L.: Claro, el concepto es la conservación. Las ONG del Primer mundo y este tipo de filántropos suelen hablar del concepto de conservación de espacios naturales en pos de la biodiversidad. Nosotros decimos que detrás de este concepto y la forma en que se operó en la Argentina, habría que ver todo lo actuado desde la administración de Parques Nacionales. Porque el caso de Tompkins ha estado vinculado a la posibilidad de gestionar tierras que finalmente fueron donadas misteriosamente, las más de 180.000 hectáreas que este hombre tenía fueron donadas, esto se conoció hace algunos años, y en realidad nadie sabe cuáles son los emprendimientos, en manos de quién están esas tierras, si volvieron o no a manos del Estado provincial, qué se va a constituir en esas tierras.

Y sumado al sub registro, a la falta de información; lo dicen en el propio Registro de la propiedad rural sobre el cual habría que ir hoy en una acción combinada entre todas las jurisdicciones, para saber específicamente cuál es el estado real de situación en el que estamos. Porque la información que hemos podido recolectar en los últimos años indica que sobre un total de 267 millones de hectáreas de tierras rurales con posibilidad de poner a la explotación de distintas actividades, unas 12.500.000 hectáreas estarían en manos de extranjeros, lo cual sería casi menos del 6% de ese territorio rural, pero esa cifra igualmente es muy impactante.

A partir de los esquemas y cambios que mencionaba antes, que el macrismo realizó a través de un decreto y de esta ley y la falta de control existente en muchos registros de catastro, nos encontraríamos con grandes sorpresas si se hiciera una investigación para ver si realmente este es el número o si hay asociaciones privadas y extranjeras que responden a cambios permanentes de los marcos societarios, que habría que ver con mucho cuidado, respondiendo a esta mecánica móvil que tiene el capital en el tiempo actual, tanto nacional como internacional.

Son muchas las cuestiones que habría que encarar acá. Y creo que hemos asistido en estos días a una nueva puesta en escena, la idea de instalar otra vez el objetivo punitivista, esto de gente ocupando tierras, la ilegalidad, la violación del derecho de la propiedad privada, y hemos visto a la gobernadora de Río Negro y al inefable Sergio Berni que ha vuelto a la ofensiva en el marco del tenebroso asunto de Facundo Castro y las repercusiones y las cuestiones que vamos conociendo ahora a través de las operaciones mediáticas y de prensa en los últimos días de todo tipo y color. Instalando un mensaje que de vuelta actúa con la idea de reprimir, la idea socialmente de que esto es un asunto, como bien dijo la ministra de Seguridad de la Nación, de carácter social y que debe ser respondido desde la política de vivienda o habitacional, mientras se instala la idea punitivista y se pone una gran cortina de humo sobre todo esto que está pasando en territorios estratégicos como la Patagonia. Incluso cerca de nuestras fronteras.

Finalmente quiero decirte respecto al asunto de las fronteras, que la legislación que nombraba recién, la Ley de tierras y decretos existentes incluso desde antes de los tiempos del primer gobierno de Perón, hay legislación argentina que regula la imposibilidad de tener tierras en manos extranjeras a 50 km de nuestros límites territoriales.

Esta es una cuestión que debiera observarse en territorios como Chubut, San Juan, Mendoza, Santa Cruz, Río Negro, Tierra del Fuego, Catamarca, Salta y acá hay que tener mucho cuidado con lo que se hizo el último tiempo, porque no en vano en los registros oficiales Salta es la provincia que tiene la mayor cantidad de tierras en manos de extranjeros, aún con los registros oficiales. Corrientes es otro caso, Misiones otro. Por todos los puntos de nuestros límites territoriales deberíamos encarar medidas urgentes en cuanto a una revisión sobre cómo estamos en esto.

 
Our website is protected by DMC Firewall!