Red Eco Alternativo ***

“La pandemia sigue y no da muestra de menguar”

Asi resume la situación actual, el Doctor Reynaldo Saccone. El ex presidente de CICOP afirma que aun en la ciudad de Buenos Aires, el amesetamiento es a niveles muy altos. Sin embargo, comparado con otros país, Argentina tiene por ahora una baja cantidad de muertes por millón de habitantes.  “Los laboratorios buscan la patente y la venta monopólica de la vacuna”, agrega en esta entrevista realizada por  Mario Hernandez


Mario Hernández: ¿A dónde estamos parados respecto del Covid19?
 

Reynaldo Saccone: Hay muchas cosas que conviene aclarar. Primero que nada, la pandemia sigue y en crecimiento. Hay alguna discusión sobre si en la zona de la CABA sigue creciendo o se está “amesetando”. Si se ameseta es a niveles muy elevados, porque estamos viendo una cantidad de casos muy importantes, superan los 10.000 diarios. La primera constatación es que la pandemia sigue y no da muestra de menguar. Así que estamos en plena pandemia y ahora se está expandiendo al interior del país.

Antes el 92% de los contagios eran de la Zona metropolitana, ahora en las últimas semanas las estadísticas del ministerio de Salud muestran que del 92% se bajó al 87% primero y al 82% después. Pero eso no es porque disminuyeron los casos en el Area metropolitana, sino porque aumentaron en el interior del país. Entonces la primera conclusión es esa, que la pandemia sigue.

La segunda conclusión que se podría sacar es que si la comparamos con otros países, hay una ventaja comparativa para la Argentina, que es la baja cantidad de muertes por millón de habitantes. Eso es significativo, es un cuarto, a veces un tercio en relación a otros países con los que nos podemos comparar de Europa, Norte América y los vecinos de América Latina. Salvo EE UU, Brasil y algunos otros que han hecho un culto de no a la cuarentena, salvo esos donde ya el desbande de la cantidad de muertos por millón de habitantes es muy grande, con respecto a otros que han tomado medidas parecidas a las nuestras, hay una ventaja.

Ahí puede haber muchas interpretaciones, yo creo que una posible contribución a que sean pocas las muertes es el esfuerzo del personal de salud. Por ejemplo, en comparación, el sistema de salud argentino es muy superior al resto de América Latina, pero por herencia, porque venimos con un sistema que era “joyita”. Si lo comparamos con algunos países europeos, por ejemplo, Italia, después de la sucesión de los gobiernos de derecha liberal, después de Berlusconi, el sistema de salud fue completamente devastado. Pero además ahí se añaden otros factores como que no se realizó la cuarentena en la mitad del país y otras cosas. Entonces, hay una ventaja comparativa que es esa.

Si vamos al personal de salud en Argentina, según la estadística del ministerio de Salud al 12 de agosto, hasta ese momento había 60 muertos del personal de salud, registrados y 18.400 contagiados. Esos 60 fallecidos, de ellos 39 tenían comorbilidades, quiere decir que tenían alguna enfermedad concomitante, 22 de esos 60 muertos eran mayores de 60 años.

La CICOP en la Provincia de Buenos Aires y algunos grupos sindicales en otros lugares, venían pidiendo al gobierno que se licenciara a los mayores de 60 años. Por el hecho de tener 60 años y por trabajar en el sistema público que es un ámbito de gran exposición a la enfermedad ya eran situaciones de riesgo. Además de los que fueran diabéticos y las otras comorbilidades como la obesidad, la hipertensión arterial y las enfermedades respiratorias crónicas como el asma, el enfisema y la insuficiencia cardíaca. Que todos ellos fueran licenciados.

Por ejemplo, un trabajador con 40 años y diabético, para los gremios tenía que ser licenciado. Esa fue una lucha ante la que se opuso una negativa cerrada del gobierno de Kicillof pero también de las patronales. En la Ciudad de Buenos Aires también, aunque ni SUTECBA ni la Asociación de Médicos Municipales lo solicitaban, porque hace muchos años ya que hay un bloque cerrado entre las organizaciones sindicales y el gobierno de la Ciudad, un bloque que incluye una cantidad sinnúmero de privilegios y acomodos y que no responde a ninguno de los reclamos de los trabajadores.

Esto te muestra que eran enfermos y muertes evitables en su mayoría y la negativa cerrada de los gobiernos hace que sean responsables políticos de estas muertes. Acá entramos en otro tema, que es siempre la conclusión, que el problema de la pandemia deja de ser un problema epidemiológico, hay un punto en que la ciencia y la epidemiología dan todo lo que pueden dar, pero el punto es que se necesitan medidas políticas acordes para llevar adelante.

Y ese es el gran problema, no se han tomado las medidas políticas, incluso desde hace un par de meses, el gobierno que había tenido un gran acierto en imponer la cuarentena está desarmándola. Y en este par de meses mientras se disminuyen las medidas preventivas y el distanciamiento social, aumentaron los casos, siguen subiendo y se siguen extendiendo a todo el país. Lo que por una vía indirecta muestra qué tan correcta era la cuarentena y qué tan necesario era mantenerla, pero es el propio gobierno que la puso el que la está sacando.

Lo peor de todo es la campaña psicológica que se hace por los medios instalando que lo peor ya pasó, que ya nos podemos mover, que ya podemos salir. No es una conspiración de la derecha, porque la gente que sale a la calle no es de derecha, la gente que sale a la calle está podrida y desapareció la contención y la campaña esclarecedora para decir lo bueno que es la cuarentena. Desaparecieron las medidas que sostienen la cuarentena, que hacen que la gente no tenga que salir a la calle, entonces ahora se deriva la culpa a los asados familiares. La gente se contagia en las reuniones familiares, los funcionarios está diciendo eso.

¿Y en los transportes públicos no se contagian? ¿En los empleos que siguen funcionando no se contagian? Entonces hay una presión patronal para poner en marcha el aparato productivo, por razones puramente económicas. La solución está por fuera de la medicina. La solución está en tomar las medidas políticas necesarias para frenar la circulación del virus. Ese es el estado de la situación.

Entonces, mientras no se tomen esas medidas políticas y, por el contrario, se esté retrocediendo con las medidas la epidemia queda librada a su propia evolución.

Por ejemplo, en el Hospital Garrahan hicieron una movida y la dirección del hospital decidió hacer el testeo al personal. El testeo que hace es una determinación de anticuerpos, que lo único que indica es que la persona estuvo en contacto con el virus, pero no dice si está infectada o no. Más bien afirma que estuviste infectado porque la producción de anticuerpos tarda un tiempo de desarrollo en el organismo, así que puede ser que ya haya desaparecido o esté inactivo el virus y recién ahí aparezcan los antivirus. Entonces es de muy poco valor. Puede tener valor al principio de la epidemia porque se sabe por dónde ha pasado el virus. Pero ahora, que el virus tiene una diseminación comunitaria, que está en todos lados, entonces hay muchísima gente que tiene anticuerpos, pero eso no sirve a efectos de determinar cuál es la persona que tiene virus activo y que hay que aislar para que no siga contagiando. Así de sencillo.

Eso solo se logra con el hisopado. Pero la dirección del hospital no hace hisopado para el personal, hace reacción de anticuerpos. Eso lo denunció un comunicado de la Junta interna de ATE del Hospital Garrahan y es correcto, desde el punto de vista científico, los compañeros tienen total razón. Entonces casi cinco meses después de iniciada la cuarentena, a la dirección del hospital se le ocurre que sería bueno testear al personal, cuando tiene casi 300 empleados infectados.
 

Los laboratorios buscan la patente y la venta monopólica de la vacuna 

M.H.: Raquel Leirya, la delegada de Enfermería, me decía que están peor que cuando empezaron la pandemia.

Te quiero preguntar por las vacunas. Está la vacuna rusa que por un lado según científicos israelíes es más efectiva que la de la Universidad de Oxford y, por otro lado, ha enfrentado críticas muy fuertes por parte de EE UU, el Reino Unido, la OMS. También la vacuna Soberana 01 de Cuba. ¿Qué hay de las vacunas?

R.S.: Yo sé lo que saben los diarios y un poco más que pude investigar. Sintetizando lo que leí, en marzo había entre 50 y 60 instituciones investigando una vacuna. Después se fueron perfilando algunas, algunos hablan ahora de unas 13/15 que han logrado hacer convenios y han conseguido plata.

Con las vacunas hay dos problemas, uno es el problema científico, y segundo el problema de investigación y fabricación. El problema científico está enrarecido y enlentecido por otra cuestión que es ajena a la ciencia y a la medicina, que es que hay una competencia, entonces como cada empresa quiere producir la vacuna, patentarla y tener una tasa de ganancia monopólica, porque una vez patentada nadie más la puede hacer, entonces de esa manera se asegura una ganancia porque puede marcar el precio que se le ocurra.

Entonces hay una lucha y una competencia feroz al interior de la industria farmacéutica, entre las distintas empresas. Además esas empresas, se asocian con el Estado. Eso lo explicó Bill Gates en una revista médica norteamericana, New England Journal, que es la más prestigiosa y la más antigua de EE UU. Gates dijo que investigar una vacuna y producirla requería mucha inversión de capital y que era una inversión de mucho riesgo porque podía ser que la vacuna no sirviera para nada al final de todo. Entonces, que la industria farmacéutica no se iba a meter a hacer una vacuna, porque no da ganancia suficiente, salvo que los gobiernos la financiaran y ayudaran a producir. Y después la compraran. En ese caso sí la industria se mete. Que es lo que pasa en la Argentina con la asociación de AstraZeneca con el millonario argentino Hugo Sicman, que Forbes dice que tiene 2.000 millones de dólares como fortuna.

Esto ya lo hizo en ocasión de la vacuna gripal. En 2009 el Estado le facilitó las instalaciones en Garín para la empresa, fabricaron la vacuna anti gripal con licencia de una empresa multinacional. La multinacional transfirió la tecnología, la siguió produciendo en la Argentina y el gobierno firmó un acuerdo para comprarle 10 millones de dosis de vacunas durante 10 años. Así era un negocio garantizado. Y eso es lo que dice Bill Gates, que para la industria farmacéutica tiene que ser un negocio garantizado, sino no se meten.

El problema de esto, más allá de la ganancia monopólica y todo lo que podemos criticar, es que trae un freno al desarrollo de la vacuna, porque depende de los acuerdos y los capitales. Pero ahí está el tema de las decisiones políticas, cuando ya se supera la ciencia, cuando entra en otro tema. Imaginate el instituto Pasteur, el Instituto de salud de Norte América, dos o tres universidades norteamericanas, Oxford, alguna universidad rusa o china, trabajando de manera colaborativa para elaborar vacunas y no en forma de secreto comercial para no intercambiar informaciones, cambiaría radicalmente, se encuentra mucho más rápido. Cambia totalmente la manera de trabajar y de encontrar la vacuna.

La vacuna con la que firmó el acuerdo el gobierno todavía no está en la fase 3, que es la fase de probar en población humana, entonces todavía no sabemos si sirve o no sirve. Y leyendo la página oficial de AstraZeneca me encontré con que la jefa de investigación que es una científica inglesa que comanda un equipo de 300 investigadores de la Universidad de Oxford y dice que es una posibilidad que esté para fin de año, pero que lo más probable es que sea para el año que viene.

De la misma manera en que se genera la ilusión de que lo peor ya pasó en la Argentina, se agitó el tema de la vacuna, entonces uno va aflojando las defensas, y no pasó y no sabemos si va a estar la vacuna. ¿Y si resulta que no sirve para nada? Porque eso lo dice Ginés González García, se trabaja a pérdida, si la vacuna no sirve todo lo que invertimos es pérdida para los gobiernos que financian. Por ejemplo, EE UU después de la queja de Bill Gates que mencioné, que está en el número del 28 de febrero de la revista New England, a mediados de abril Trump habilitó un fondo de 10.000 millones de dólares para la investigación de vacunas, entonces le dio 1.200.000 a AstraZeneca, que para recibirlos tuvo que asociarse con una empresa norteamericana. Entonces, a partir de mayo, AstraZeneca tenía esa cantidad de dólares, que puso a trabajar con la Universidad de Oxford financiada por el gobierno norteamericano y el gobierno inglés. Y así produjeron la vacuna.

Sin tener la fase 3 firmaron acuerdos con Francia, Alemania, Holanda para vender 400 millones de dosis en Europa, sin todavía estar probada. Y han creado sociedades como la que se hizo acá con Carlos Slim el millonario mexicano para toda América Latina, crearon otra para Brasil y en todo el mundo para vender 3.000 millones de dosis globalmente. Es un negocio interesante, porque si cuesta 3 dólares cada vacuna, es un negocio de 9.000 millones de dólares. 

M.H.: Sobre todo si no ponen un peso.

R.S.: El problema de que no pongan un peso es que se retrasa todo, porque lo que buscan es la patente y la venta monopólica, no la vacuna.

M.H.: Te quiero preguntar por el barbijo desarrollado por el CONICET que dicen que mata el Coronavirus.

R.S.: Yo no lo encontré, estuve investigando pero no leí ningún paper científico, leí solamente noticias de los diarios. Y las noticias no dicen en ningún momento esto, de la lectura de las noticias no se desprende que mata el virus, se desprende que tiene poder antibacteriano, antimicótico, lo cual puede ser. Yo creo que es serio, pero puede haber también un desmadre periodístico buscando la originalidad que diga cosas que no corresponden. Y lo que dice es que disminuye, más que cualquier otro filtro, por un proceso fisicoquímico el traspaso de las micro gotas que son las portadoras del virus y que además se puede reutilizar hasta 15 veces y se puede usar muchas horas. De inactivación del virus no encontré. Porque al virus se lo inactiva cuando nos lavamos las manos, porque tiene una cáscara de grasa que con el jabón se disuelve, entonces sí se inactiva. Lo inactiva la lavandina, pero no me puedo pronunciar afirmativamente sobre el barbijo del Conicet porque no encontré nada serio al respecto.

 
Our website is protected by DMC Firewall!