Red Eco Alternativo ***

Radios comunitarias, “otras” voces frente a la agenda única

“Nosotros hacemos educación popular, uno enseña lo que antes ha aprendido de otro; y nuestra línea está muy marcada en defensa de las comunidades, ni siquiera nos llamamos periodistas sino comunicadores sociales; tomamos partido y acompañamos a la gente de la comunidad en las luchas, sea contra la minería o contra la privatización del agua”, dice Óscar Arnulfo Ramírez Beltrán del equipo de Radio Victoria, que emite desde hace 24 años en el 92.1 FM y a través de Internet en http://radiovictoriaes.org.

(Enric Llopis - Rebelión) Mundo - Ciudad Victoria, desde donde emite la radio, se emplaza en el departamento de Cabañas, a 90 kilómetros de la capital de El Salvador. El municipio limita al norte con la frontera de Honduras. Esta circunstancia no resulta banal: muchos de los jóvenes que hoy trabajan en Radio Victoria, de edades entre 18 y 30 años, nacieron en campamentos de refugiados en Honduras, antes que finalizara la guerra civil de 12 años que azotó El Salvador (1980-1992).

Integrada en la Asociación de Radios y Programas Participativos de El Salvador (ARPAS), Radio Victoria comenzó sus emisiones en 1993 con el fin de proporcionar a las comunidades rurales un medio de comunicación propio, ante la evidencia de su aislamiento: falta de recursos, servicio telefónico, entrega de correo y periódicos.

“En El Salvador hay comunidades que no cuentan con servicios sanitarios y la gente consume agua de nacimientos contaminados; estos problemas no aparecen en los medios convencionales, que sólo se acuerdan de las comunidades cuando se produce una masacre”, explica Óscar Arnulfo Ramírez Beltrán en el Centro Social Terra de Valencia, donde ha participado en un acto sobre las radios comunitarias y la defensa del territorio organizado por las ONG Perifèries y Entrepobles, el comité de solidaridad CEDSALA e Intersindical Valenciana.

Radio Victoria se ha hecho eco en su programación del informe “Libertad a medias”-2017 elaborado por la plataforma latinoamericana Observacom. El documento apunta que países como Costa Rica, Guatemala, Nicaragua y Panamá todavía no han reconocido expresamente en sus normativas a los medios comunitarios.

Entre los países que han otorgado reconocimiento legal a estos medios, el observatorio distingue entre las definiciones –sobre alcance, características y fines del servicio- más “precisas” y “detalladas” de Uruguay; y las “más limitadas” o “genéricas” de Argentina, Ecuador, El Salvador, Bolivia, Brasil, México y Chile.

La emisora también ha difundido el Informe anual sobre la situación de los Derechos Humanos en el departamento de Cabañas, que publicó en octubre de 2017 la Asociación de Desarrollo Económico Social Santa Marta (ADES). Entre mayo de 2016 y septiembre de 2017, ADES recibió ocho denuncias, de las que cuatro corresponden a agresiones contra organizaciones comunitarias y tres contra mujeres.

Los orígenes de Radio Malva, en Valencia, se retrotraen a 1999, cuando un colectivo de personas del barrio de la Malvarrosa consiguió una pequeña subvención para iniciativas culturales. Pasados los años, constituida ya la radio con su estudio y antena, la emisora se trasladó a la calle Barraca del barrio del Cabanyal, desde donde hoy emite en el 104.9 FM y en la página Web http://radiomalva.org. Los programas salen al aire “a pesar de no contar con la autorización administrativa, debido al parón de años en las concesiones”, explica el colectivo radiofónico en la página Web.

“Comunicació i informació des dels Poblats Marítims de València fins a la galàxia”, es la consiga de esta radio que funciona de modo asambleario, no comercial y autogestionario. La radio “libre” no admite, según su declaración de principios, el racismo, el sexismo, la homofobia, el dogmatismo, la incitación al odio y la propaganda de guerra.
Irene Fornes es una de las comunicadoras que se hace cargo del programa “Radioflautas”.

Durante el acto organizado en el Centre Social Terra, subraya los riesgos a los que se enfrentan las radios comunitarias, como Cuac FM de A Coruña, que el 20 de septiembre, y después de más de dos décadas de emisiones, fue objeto de un expediente sancionador por parte de la Xunta de Galicia con el argumento de que retransmitía “sin disponer de la correspondiente licencia”.

Irene Fornes apunta que en “Radioflautas” se trata de dar voz a los movimientos sociales de la ciudad de Valencia (la campaña por el Cierre de los CIE ha estrenado una sección mensual), la música local, los festivales y “todo lo que se mueve por los barrios”.

“En Construcció” se emite los lunes a las 21,30 horas en Radio Klara (104.4 FM y en la página Web http://radioklara.org), que desde hace más de 35 años mantiene una consigna clara: “Emissora lliure i llibertària de la ciutat de València”.

Radio Klara comenzó sus emisiones en marzo de 1982, y se convirtió en una radio “legal” a principios de los años 90. Comunicadora de “En Construcció”, Marta López destaca el feminismo, la defensa de la lengua (el programa se emite en catalán) y las luchas antifascistas, anticapitalistas y de la izquierda independentista como algunos de los ejes. Los orígenes se remontan a mayo del 2011, en concreto a las Assemblea de Ciutat Vella i Botànic del 15-M, en Valencia; “se nos estaba criminalizando en los medios oficiales”, apunta López; “empezamos con una hora a la semana, ahora son 90 minutos”, agrega.

Importantes coberturas de la primera etapa fueron las protestas estudiantiles de la “Primavera Valenciana” (febrero de 2012) y, por las mismas fechas, la Ordenanza sobre el ejercicio de la prostitución en la vía pública promovida por el gobierno municipal, en manos del PP (la regulación afectaba singularmente a barrios como el de Velluters). Pasados seis años, “En Construcció” suma cerca de 300 programas, en los que han intervenido anarquistas griegos, activistas de la solidaridad con el Kurdistán o de Errekaleor en Vitoria, el mayor barrio okupado del estado español.

 

 
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd