Red Eco Alternativo ***

Pat Pietrafesa en Radio FLIA: Resistir y construir desde la autogestión

El lunes 14 de septiembre Patricia Pietrafesa visitó los estudios de Radio FLIA. En una entrevista teñida de punk! repasó su experiencia en los ‘90, la represión y resistencia vividas en distintas instancias, el combate desde su propio cuerpo, la insistencia por encontrar un espacio para la autogestión y la acción a partir de la creación de una cooperativa de bandas punk. Radio FLIA – Red Eco.

(Radio FLIA – Red Eco) - Patricia Pietrafesa realizó sola y en conjunto fanzines, una plataforma que tomaba como un espacio de presentación personal de su pensamiento. Estos fanzines fueron recopilados en “Resistencia”, su último libro. Actualmente, Pat es parte de Kumbia Queers, banda de cumbia-punk, formada hace 4 años, con la que comparte muchos viajes y enriquecedoras experiencias en distintos lugares del mundo.

RF (Radio FLIA): Daniela Andújar presentó, la semana pasada en Brandon, su libro “Diosas en la vereda”, de la editorial Alcohol y fotocopias de la que formás parte, y allí participaste acompañando con música….
PP (Pat Pietrafesa): La presentación estuvo buenísima. Es el cuarto libro de nuestra editorial “Alcohol y fotocopias”. Es un libro fundamental. Dani es mi amiga y la admiro muchísimo, el complemento con Veroka Velasquez en visuales y con Lina Etchesuri quedó hermoso.
Me gusta la idea de editar poesía, es algo que no imaginamos en un principio por no saber qué acontecería con los distintos libros que aparecerían, porque si bien hay muchas ediciones planeadas también son varios los factores que inciden al momento de concretar.

RF: ¿Con qué criterio ordenás tu biblioteca?
PP: Ahora no están ordenados bajo ningún criterio, solía ordenarlos por género. Fusionamos bibliotecas con Nico, mi compañero, desde que vivimos juntos los libros se van apilando al lado de la cama y otras partes de la casa; ese es el criterio, que no falte por ningún lado.

RF: ¿Qué libro estás leyendo ahora?
PP: “Feminismo Urgente” (2014 - lavaca) de María Galindo. Lo había empezado antes de irnos de gira con Kumbia Queers y lo retomé al volver. Es un libro de teoría que desarrolla el feminismo urgente. Me impactó leerlo al volver de Europa, donde la visión y los panoramas son totalmente distintos. Es increíble la labor de María Galindo, las mujeres creando en Bolivia, le da un punto de vista fuertísimo al tema.

RF: ¿Es un libro de teoría?
PP: Si. Desarrolla el feminismo urgente. Es muy rica la labor de María Galindo y del colectivo “Mujeres Creando” de Bolivia. El punto de vista es fuerte y me entusiasmó mucho releerlo y analizarlo un poco más cuando llegamos de Europa, donde las ideas y los panoramas son totalmente distintos.
En la última parte de la gira vivimos una experiencia en Berlín, donde estuvo muy presente la diferencia de contextos. Terminamos la gira siempre en un lugar donde no se anuncia la dirección; es en un barrio comunitario donde las personas viven en vagones, un predio tomado por personas refugiadas y de distintas culturas donde se desarrollan muchas actividades culturales. Allí se monta un escenario, la entrada es libre pero hay un cartel que prohíbe la entrada a personas blancas con dreadlocks, tatuajes tribales o con aros expansores porque está muy en boga el debate sobre la apropiación cultural.
En Europa hay varias ideas ultraradicales que son las que shokean porque, aparentemente, todos estamos en la misma frecuencia, entonces esto invita a hablar e indagar en aquellas personas, y a su vez, dan ganas de seguir investigando sobre cómo es nuestra actitud frente a las cosas, como las vivimos y las llevamos adelante y sobre las ideas que tenemos.

RF: ¿Hay algún lugar particular de Europa cuya producción te interesa rescatar o volvés acá y decís “qué bueno que estamos en Buenos Aires”?
PP: Me encanta lo que pasa acá, la movida underground autónoma y el tipo de producción que sucede en Buenos Aires todavía no la hemos visto en otro lugar. Con Kumbia Queers viajamos mucho y el hecho de vivir la experiencia te acerca mucho a las cosas e inevitablemente comparás. Siento que estamos en una frecuencia internacional donde a las personas les interesa intercambiar y trabajar con distintas experiencias, es un aprendizaje mutuo.

RF: Los fanzines nuevamente están apareciendo, vos recopilaste los tuyos en un libro ¿Cómo surgió “Resistencia” (Registro impreso de la cultura punk rock subterránea de Buenos Aires 1984-2011 – Patricia Pietrafesa)?
PP: Era un fanzine que hice a fines de 1984. Operaba como medio de comunicación personal que permitía acercarme con personas que quería conocer. Además, era un medio de intercambio que abarcaba desde una birra, un amigo o hasta la entrada a un recital.

RF: ¿Qué reflejaban esos fanzines?
PP: Lo que me pasaba, lo que no me gustaba, lo que me oprimía y lo que me destruía cotidianamente. Cosas que me pegaban muy cotidianamente. En la mitad de los ochenta vivimos momentos de mucha bronca, de radicalidad punk; la policía nos llevaba presos todos los días. También fue un tiempo en el que estaba muy presente la obsesión por rellenar de algún contenido el término ‘autogestión’, en ese momento existía la palabra pero no había ninguna cosa que fuera verdaderamente autogestiva. Fue en aquellos años que produje festivales e inicié durante dos años una cooperativa de bandas punk. ‘Todos tus muertos’, ‘Sentimiento incontrolable’, ‘Los corrosivos’ y ‘Antihéroes’ eran algunas de las bandas que formaban parte.
Luego, siguieron surgiendo cosas, entre ellas el fanzine, ligado a una cultura subterránea y afín al rock underground. El feminismo lo empecé a ver mucho más adelante.

RF: El fanzine surgió en los 80, siguió en los 90 y en el 2000 ¿Por qué crees que vuelve a resurgir en esta época globalizada donde la información está completamente en internet?
PP: Porque es un medio de intercambio directo que se genera al cruzarse, al estar presente. Es la presencia material de lo que pensás. Buenos Aires está llena de ferias de libros, fanzines o de lo que sea y todo se sigue reproduciendo, también en el interior siempre hay algún grupo punk, disidente que arma ferias, hace libros, FLIAS, fanzines.

RF: ¿Lo hacías sola al fanzine?
PP: Al principio sí. Al final de los ochenta hice un fanzine que se llamaba “¿Quién sirve a la causa del kaos?” con Fidel Nadal y Horacio. Luego, en los 90, me acompañaron compañeros con quienes tocaba en Cadáveres.

RF: ¿Sentiste que había algo en particular para retomar o recuperar al momento de recopilar y armar el libro?
PP: La compilación del libro la hizo Carlos Nekro. Durante ese momento me di cuenta que todavía quiero decir un montón de cosas, cuando empecé a leerlo en profundidad sacando cada palabra y separando el libro para hacer un índice también noté como fue cambiando mi forma de decir las cosas. Creo que es importante poder expresar lo que a uno le gusta y lo que no. El punk es una gama de cosas; romántico, existencialista, nihilista, autogestivo. Todavía predico punk rock por ser una herramienta de cuestionamiento, de disenso que tiene una música alucinante.

RF: Haciendo una revisión histórica encontramos que las mujeres son las primeras acalladas e invisibilizadas. A los ojos de la historia casi no hubo escritoras o productoras, las que había eran consideradas una rareza o algo exótico ¿Cómo viviste ser mujer en ese momento, publicar tu libro, ser parte de la organización de ferias del libro punk?
PP: Yo lo veo como lógico pero tengo que reconocer que en los ochenta nos bajaban a piedrazos de los escenarios, en los noventa también nos cagaban a piñas; no solamente por ser mujeres sino por ser el tipo de personas que somos. Hasta finales de los 90 duró la represión. Hay un montón de cosas que hice que me las tuve que ganar a las piñas, siempre poniéndole todo el cuerpo.
Por suerte hubo un cambio de energías, si bien siempre me encanta la energía punk para protestar, en ese momento estuve muy en contacto con la violencia. Kumbia Queers no surgió de nada, es algo que nos estaba esperando; me divierte tocar con ellas, nos tratan bien y vivimos enriquecedoras experiencias por todas partes haciendo de todo como una cooperativa.

RF: Hay una necesidad de redefinir el punk porque no es el mismo que estaba en los noventa; hay una instancia distinta y en la cual todavía hay que romper, en la que todavía es necesario resistir….
PP: Creo que va cambiando todo. El punk es una forma de encarar las cosas. Hay algo que me dijo Kreimer y me gustó mucho como me lo dijo: “que siga haciendo cosas referidas al punk rock no significa ser las viudas o viudos del punk sino se trata de rescatar cierto sentimiento de emancipación y amor a la libertad que lleva eso”.

 
DMC Firewall is a Joomla Security extension!