Campesinos de Perú llevan tres semanas de protesta, Gobierno decreta estado de emergencia

El gobierno peruano se declaró en emergencia, medida que usualmente precede a operaciones policiales de fuerza, una carretera de los andes del Sur bloqueada desde hace más de tres semanas por una protesta campesina.

(Prensa Latina) Perú - La medida fue dictada para una vigencia de 30 días y apunta a normalizar el tránsito por un corredor usado para el transporte de minerales, que surca las regiones de Apurímac, Cusco y Arequipa, en los tramos correspondientes a los municipios cusqueños de Ccapacmarca, Colquemarca, Chamaca y Velille.

El decreto de emergencia encarga la tarea a la policía y dispone que sea apoyada por las Fuerzas Armadas e incluye la suspensión de las garantías constitucionales de libertad de reunión e inviolabilidad domiciliaria, lo que facilita allanamientos sin orden judicial y proscribe concentraciones y marchas.

Las medidas rigen sobre la vía y 500 metros adyacentes a cada lado de la ruta, es decir que las comunidades campesinas no podrán siquiera acercarse a la carretera.

Los labriegos indígenas reclaman compensaciones por el tránsito contaminante por sus tierras, de camiones con mineral de la transnacional MMG, que explota el yacimiento de cobre Las Bambas en la región de Apurímac.

La emergencia busca, según el gobierno, ‘restablecer el orden interno, garantizar el libre tránsito vehicular, el normal desarrollo de las actividades ciudadanas y preservar los derechos fundamentales de los ciudadanos’.

El decreto lleva las firmas del presidente Martín Vizcarra; el primer ministro, Vicente Zeballos, y por los titulares del Interior, Carlos Morán; Defensa, Walter Martos, y Justicia y Derechos Humanos, Ana Revilla.

Las comunidades impiden, desde el 22 de septiembre, el paso de los convoyes de camiones cargados de concentrado de cobre por el llamado Corredor Minero y exigen que se derogue el decreto que declaró vía nacional a la ruta, lo que impide que reclamen lo que consideran sus derechos por el cruce de sus tierras.

El viceministro de Gobernanza, Raúl Molina, declaró en días pasados que sus intentos de diálogo con los labriegos han fracasado y demandó a estos ‘entender que el Estado no puede permitir que una vía nacional se interrumpa indefinidamente’.

La policía reprimió el 8 de octubre un bloqueo en la citada ruta, con un saldo de tres mujeres y un policía heridos.

Otras comunidades del entorno de la mina Las Bambas y de la ruta del transporte del mineral bloquearon el yacimiento durante más de dos meses, entre febrero y abril pasado, en demanda de compensaciones por el uso de sus tierras y el paso de los camiones y contra la contaminación.

Our website is protected by DMC Firewall!