Red Eco Alternativo ***

La rodilla de contención del Canadá

El linchamiento de George Floyd, donde su asesino, el policía blanco Derek Chauvin, fría y orgullosamente ha asfixiado su vida, ha encendido un fuego en los EEUU y en el mundo entero. A raíz de este horror, la cruda realidad del racismo sistémico del Canadá se ha puesto bajo el microscopio.

(Pierre LeBlanc – Alai) Canadá - En Toronto, Regis Korchinski-Paquet, de 29 años, inexplicablemente salió volando del balcón de su apartamento hasta su muerte cuando cinco policías "intervinieron" en su apartamento. En New Brunswick, Chantel Moore, de 26 años, recibió cinco disparos mortales en lo que se suponía que era una " visita policial de bienestar". Un hombre de Nunavut fue embestido deliberadamente por la puerta de un coche de policía mientras caminaba por una carretera y luego fue arrojado a una celda de la cárcel donde fue severamente golpeado por otro ocupante, todo esto sin ser acusado de un delito. Acabamos de saber que, en marzo, el jefe de la Primera Nación Athabasca Chipewyan, Allan Adam, fue gravemente golpeado y herido por la policía mientras su esposa, que padecía de artritis, fue dolorosamente maltratada y atropellada contra un vehículo, sólo por una matrícula antigua. Adiós a la relación de Nación a Nación en Canadá y a su Sociedad Justa.

Estadísticamente, el 36,5% de las personas asesinadas por la policía de Toronto eran negras, aunque sólo representan el 8,3% de la población. Datos estadísticos similares se aplican a las mujeres y hombres negros e indígenas en todo Canadá. Las mujeres y niñas de las Primeras Naciones están siendo asesinadas y desaparecidas a un ritmo alarmante. En el último tiempo, al menos tres hombres negros canadienses en diferentes partes del país han recibido el tratamiento de George Floyd de la rodilla en el cuello; afortunadamente, sobrevivieron. Por supuesto, el Canadá se fundó sobre la base de la construcción del colonialismo y ha aplicado sistemáticamente políticas encaminadas a la "desaparición" de las Primeras Naciones. Hasta ahora, la mayoría de los canadienses y los dirigentes políticos que eligen no han aceptado que las vidas de los negros y los indígenas sean fundamentales.

Curiosamente, los canadienses han estado tan cegados por la creencia de que no son racistas que es mucho menos probable que salgan a la calle que los estadounidenses cuando se producen estas monstruosidades. La ejecución extrajudicial del Sr. Floyd puede haber cambiado eso. Hasta el Primer Ministro Justin Trudeau "se arrodilló" durante una reciente manifestación de Black Lives Matter en Ottawa. Los líderes negros e indígenas han hablado con elocuencia durante años contra el racismo-supremacismo sistémico en el Canadá. En los últimos días, un número cada vez mayor de blancos está hablando. Todavía no está claro si la suma de estas voces alcanzará la masa crítica política necesaria para forzar un verdadero cambio estructural.

A nivel nacional, el Primer Ministro Trudeau ha sido muy hábil en el simbolismo público, a veces protestando contra sí mismo como lo hizo cuando se arrodilló. Sin embargo, ha sido abyectamente lento en la adopción de medidas que corrijan el sistema. De hecho, ha tomado una serie de decisiones y acciones que han empeorado la situación. Entre ellas, las agresiones policiales contra la Nación Wet'suwet'en en 2019-2020 por protestar por el cruce del gasoducto Costa GasLink a través de sus territorios, o cualquier otro número de actos y omisiones del gobierno a través de Canadá que degradan a las comunidades negras y a las Primeras Naciones. A pesar de su lenguaje elevado, Trudeau no ha quitado la rodilla colectiva del Canadá del cuello de los pueblos negros y las Primeras Naciones. Las políticas de su gobierno y de los gobiernos provinciales siguen exprimiendo la sangre vital de sus familias y comunidades.

A nivel internacional, el Canadá ni siquiera intenta ocultar su rodilla que empuja hacia abajo el cuello de los pueblos de otros países. En muchos casos, ha tenido que presumir de su comportamiento como lo haría un matón de patio de escuela preadolescente. Siempre supeditado a su capataz, Chrystia Freeland y sus padrinos Trumpian, Trudeau sigue apretando la garganta de millones de venezolanos, permitiendo el estrangulamiento de palestinos, asfixiando a haitianos y dando cobertura a la hambruna y el asesinato en masa de yemeníes. A través de sus acciones, declaraciones, silencios y alianzas, Freeland y Trudeau están permitiendo, ayudando e instigando a los principales agentes del asesinato en masa, la opresión y el genocidio del Estado. Estos paragones de la ilustración incluyen a Netanyahu de Israel, Bolsonaro de Brasil, Sisi de Egipto, Duque de Colombia, Duterte de Filipinas y, por supuesto, el engreído rey de todos ellos, Trump. Las personas se definen por la compañía que mantienen; esta máxima se aplica a
Freeland y Trudeau.

 
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd