Red Eco Alternativo ***

Cambio climático y estrés hídrico en México y el mundo

Según el Consejo Científico del Gobierno Federal para las transformaciones Medioambientales Globales (WBGU, por sus siglas en alemán) señalo que tan solo en el 2007 había 1.100 millones de personas que no disponían de acceso seguro al agua potable en cantidad y calidad suficientes. Situación que se agudizaría en ciertas regiones del mundo, debido al cambio climático pues, por éste se vienen registrando mayores variaciones en las precipitaciones y en la disponibilidad de agua. Y el Banco Mundial, en su informe “Desarrollo y Cambio Climático 2010”, señalo que entre 1.000 millones y 2.000 millones de personas quizás dejen de tener agua suficiente para atender sus necesidades.

(Ramón César González Ortiz – Rebelión) Mundo - Asimismo, la Comisión sobre Agua respaldada por la ONU estimó que se necesitarán 100 mil millones de dólares adicionales por año para resolver la escasez de agua en el planeta. Millones de personas tienen poco acceso a servicios sanitarios de evacuación de desechos o agua limpia para la higiene personal. Se estima que 3 mil millones de personas carecen de servicios higiénicos. Además, más de 1 mil 200 millones de personas están en riesgo porque carecen de acceso a agua dulce salubre. Estimándose que un tercio de la población mundial vive en países que sufren la falta de agua y para 2025, se cree que esta cifra aumentará a dos tercios. Siendo que el consumo de agua en el mundo aumento seis veces entre 1900 y 1995 – más del doble de la tasa de crecimiento de la población – y continúa aumentando como continúa aumentando la demanda doméstica como la industrial.
Ante tal situación, Sudán ha sido uno de los primeros países afectados, puesto que además de la guerra, también el cambio climático abono en las causas de violencia y la guerra civil. De 1967 a 1973 y de 1980 a 2000, Sudán ha sufrido una serie de sequías catastróficas que llevaron en parte a que se produjeran amplios desplazamientos poblacionales y miles de muertes por hambre.
En concordancia con pronósticos de cambio climático y conflictos, Peter Engelke, becario del Atlantic Council y Rusell Sticklor, investigador del Stimson Center, contemplan las “guerras del agua” como “el próximo gran detonador de conflictos globales”. Indican que existen un número de países carentes de agua que superan a las grandes potencias hidráulicas. Países que “sufren la tormenta perfecta” de un rápido crecimiento poblacional, agotamiento de recursos, “pobre gobernación”, estancamiento económico e impactos de cambio climático inquietantes en medio de una aridez crónica.
Conformando los países con <<tormenta perfecta>>, aquellos que forman parte del cinturón estratégico que va del norte de África a través del Medio Oriente y el cuerno de África hasta las partes oriental, sureña y central de Asia. A causa de la pobreza, de las condiciones caóticas en las que se encuentran sus países y de la multiplicidad de conflictos violentos que se registran en la región. Además de que la mayoría de estos países son naturalmente áridos o semiáridos, por lo que la escasez de agua tiene altas probabilidades de agudizar graves conflictos ya presentes. En la hoy maltrecha Siria, que cumple cinco años de guerra civil, según se viene indicando tan sólo entre 2006 y 2010, fue golpeada duramente por la sequía, arrasando con el modo de vida rural.
En Yemen décadas de mal manejo del vital líquido lo han dejado con una infraestructura dilapidada, reservas subterráneas acuíferas severamente agotadas y altas tasas de ineficiencia en el uso el líquido. Por lo que se considera que Yemen puede convertirse en la primera capital del mundo actual en carecer funcionalmente de agua posiblemente en 2025. Mientras que en Pakistán, potencia nuclear con 120 ojivas, es ya uno de los países con mayor escasez de agua en el planeta. Lo que ha reconfigurado la región, al transitar muchos grupos militantes pakistaníes que por largo tiempo fueron hostiles a que la India tuviera el control de Cachemira, por más protestas específicas por el acceso a los recursos de agua existentes en Cachemira.
En tanto que en África, el International Panel on Climate Change (IPCC [Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático]) pronostica que para el 2020 habrá entre 75 y 250 millones de personas expuestas a un gran estrés hídrico. Siendo que en la actualidad ya existen regiones en las que una minoría de la población tiene acceso seguro al agua potable. En Etiopía, en el 2008 el porcentaje de personas con acceso al vital líquido ascendió apenas al 22% de la población; en Somalia, al 29% y en Chad, al 42%. En dicha lógica, la agricultura también se viene viendo afectada por la ausencia de precipitaciones y la disminución o desaparición de las aguas subterráneas, para 2020 se calcula que la productividad de cultivos agrícolas en algunos países puede llegar a reducirse a la mitad.
Nota completa: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=210180&titular=cambio-clim%E1tico-y-estr%E9s-h%EDdrico-en-m%E9xico-y-el-mundo-

 
Our website is protected by DMC Firewall!