Red Eco Alternativo ***

Productoras de bienes y calamidades

Al día son arrastradas por el aire 140 mil toneladas de emisiones contaminantes, en promedio. La mayoría de éstas son generadas por industrias químicas, alimentarias, cementeras y de fabricación de plásticos, así como de generación y transmisión de energía eléctrica, cuyas instalaciones rodean la Ciudad de México en 80 por ciento.

(Gabriela Romero Sánchez y Rocío González Alvarado - La Jornada) Mèxico - De acuerdo con datos preliminares del Inventario de Emisiones Contaminantes de la Ciudad de México 2014, elaborado por la Secretaría de Medio Ambiente capitalina –el cual será publicado en junio–, al año se generan en la zona metropolitana del valle de México, 51 millones de toneladas de emisiones; de éstas, 33 millones provienen de la entidad mexiquense.
Cifras de la Secretaría de Desarrollo Económico capitalina, elaboradas a partir del Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), indican que existen 76.476 industrias en la zona metropolitana del valle de México, 52 por ciento en el estado de México y uno por ciento en Hidalgo.
La Secretaría del Medio Ambiente local estima que poco más de 2 mil industrias son responsables de generar la mayor cantidad de contaminantes, de esta cifra 25 por ciento está bajo regulación de competencia federal.
El inventario preliminar de emisiones incluye una lista con las 15 industrias más contaminantes de la zona metropolitana, en los primeros cinco lugares figuran empresas relacionadas con la fabricación de plásticos, así como la industria química, alimentaria y cementera.
Les siguen las plantas de generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, como las de Coyotepec, Cuautitlán, Vallejo, de los Remedios y Valle de México, todas de jurisdicción federal.
El Inventario de Emisiones Contaminantes y de Efecto Invernadero 2012 de la Ciudad de México detalla que de las 4.867 toneladas de bióxido de azufre (SO2) que se generaban a principios de esta década en la zona metropolitana, el sector industrial es el principal emisor, con una participación de 85 por ciento, siendo la industria química y el papel los que más contribuyen a ésta con 12 y 38 por ciento en el mismo orden.
Las partículas que emite la industria también son considerables, en específico las generadas por los sectores de alimentos, industria química y de fabricación de productos a base de minerales no metálicos, advierte.
En el caso del óxido de nitrógeno indica que en el estado de México hay zonas localizadas de alta emisión, resultado conjunto de la actividad vehicular e industrial, en específico por la generación de energía eléctrica, ubicadas en Acolman, así como de fabricación de productos con base en minerales no metálicos en Tultitlán, entre otros.
En tanto, la presencia de industrias de los sectores químico, plástico, hule, metálico y de generación de energía eléctrica en los municipios de Tlalnepantla, Naucalpan, Tultitlán y Acolman provoca que haya lugares de alta emisión de contaminantes tóxicos, mientras que en delegaciones como Cuauhtémoc esto se debe al gran número de vehículos que transitan por la zona.
Para la Organización Mundial de la Salud (OMS) algunas de las fuentes principales de contaminación atmosférica urbana son los gases de escape de los vehículos automotores y las emisiones de las fábricas y las centrales eléctricas (las columnas de humo de las que utilizan carbón).
De norte a sur
Especialistas explican que la concentración de industrias y los vientos dominantes que provienen del norte a sur arrastren las emisiones contaminantes que se producen en el estado de México e Hidalgo a esta metrópoli.
Apoyados con mapas de la Ciudad de México los especialistas esbozaron las condiciones que hacen que la Comisión Ambiental de la Megalópolis (Came) active la fase uno de contingencia. Al principio los niveles de la calidad del aire en las 16 delegaciones van de amarillo a naranja; sin embargo, cuando el viento sopla arrastra los contaminantes del estado de México hacia la ciudad y cambia a rojo.
El ozono es un contaminante secundario que se forma por emisiones de óxido de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles, y no necesariamente donde se emite se genera la contaminación, debido a los vientos y a la propia química atmosférica. Lo que normalmente se nota en un lugar son los polvos, pero en general el ozono y las partículas pequeñas pueden producirse en un sitio y reflejarse en otro lado, explicó.
Con las mediciones que se hicieron en el proyecto Milagro, añadió, se encontró que parte de la contaminación de la Ciudad de México llegaba a Texas y la que se emitía en otros puntos de Estados Unidos se venía hasta acá.
Se comprobó, además, que en la contaminación ambiental de la zona metropolitana no sólo interviene el estado de México, sino que la refinería y la termoeléctrica en Tula, Hidalgo, también impactan, expresó.
En el tema de la industria, consideró que deben hacerse más estrictos los controles de emisión de contaminantes, pero también la verificación. No sabemos qué están quemando, hay denuncias, que debido a que el precio del combustible es alto, se quemaba aceite y eso es altamente contaminante.
Fuente y nota completa: http://www.jornada.unam.mx/2016/06/05/politica/002n1pol

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
Our website is protected by DMC Firewall!