Red Eco Alternativo ***

Otro año más para Palestina

Como en años anteriores, 2011 fue más o menos otro año “normal” para los palestinos mientras que Israel, gobernado por una coalición racista de extrema derecha y varios partidos religiosos, continuaba estrechando los horizontes palestinos, poniendo fin con toda eficacia a cualquier esperanza realista de llegar a establecer un estado palestino viable con contigüidad territorial en Cisjordania.

(Khaled Amayreh – Al Ahram Weekly) Pelestina - 2011 fue testigo de la continuada expansión de los asentamientos judíos por todos los territorios ocupados. En efecto, no pasó ni una sola semana sin que el gobierno israelí desplegara un nuevo plan para apoderarse de nuevas franjas de territorio palestino para la expansión de sus asentamientos.
palestina_3.jpgSegún fuentes israelíes, en 2011 se construyeron en varias zonas de Cisjordania alrededor de 2.500 nuevas casas para colonos. También se construyeron o ampliaron asentamientos en Jerusalén Este, donde el actual gobierno israelí ha acelerado el “proceso de judaización” acosando sin descanso a las comunidades árabes.
El gobierno israelí aprobó planes para construir 5.000 casas más para colonos, lo que hará, según los expertos en demografía, totalmente inviable, fuera de toda realidad e imposible de llevar a cabo la solución de dos estados, la base misma del proceso de paz.
Israel se ha negado en redondo a congelar la expansión de los asentamientos en los territorios ocupados palestinos mientras EEUU demostraba no estar dispuesto o no ser capaz de ejercer presiones contundentes sobre el gobierno de Netanyahu para detener sus esquemas colonialistas.
La proximidad de la época de las elecciones presidenciales estadounidenses ha envalentonado aún más a Israel, permitiéndose Tel Aviv rechazar las objeciones de EEUU a la expansión de asentamientos con mayor confianza y atrevimiento. Esto sucedía mientras los candidatos a la presidencia en EEUU seguían rivalizando entre ellos para complacer y apaciguar a Israel.
Enfrentado en casa a una población vigilante y altamente politizada, la Autoridad Palestina (AP) insistía todo el tiempo en su rechazo a reasumir las estancadas conversaciones de paz hasta que Israel congele la expansión de asentamientos. Sin embargo, además de eso, la AP pudo hacer bien poco -si es que hizo algo- en cuanto a obligar a Israel a reconsiderar su política.
Como alternativa, que refleja bien las dificultades palestinas, especialmente el sentido de frustración e indignación con una comunidad internacional que trata a Israel como si estuviera por encima de las normas y leyes internacionales, la AP buscó el reconocimiento en las Naciones Unidas de un estado putativo palestino.
El presidente de la AP Mahmud Abbas pronunció el 23 de septiembre un discurso ante la Asamblea General de la ONU que constituyó un hito y en el que expuso los sufrimientos palestinos, subrayando las medidas israelíes en contra de la paz, incluyendo la construcción de asentamientos y la limpieza étnica.
Poco después, la AP pudo conseguir ser miembro de pleno derecho en la UNESCO, un desarrollo que enfureció a Israel y al Congreso estadounidense, que corrieron a imponer duras sanciones contra el régimen de Ramallah. Israel decidió congelar la transferencia mensual de 100 millones de dólares de los pagos de impuestos de aduanas a la AP, mientras que el Congreso de EEUU, bajo la férula de la fuerte influencia judía, adoptó una resolución que cortaría la ayuda a la AP si ésta era reconocida en las Naciones Unidas sin el consentimiento de Israel.
palestina_2.jpgLa forma más descarada y expresamente criminal del terror de los colonos ha sido la escalada terrorista contra las mezquitas y, en menos extensión, contra las iglesias de Cisjordania. Conocidos como “ataques de alto coste”, los criminales actos de terror tratan de castigar a los palestinos por el traslado ocasional que el ejército israelí está haciendo de puestos de avanzada de colonos aislados en el corazón mismo de Palestina. Los ataques, que hasta ahora se han dirigido contra más de veinte mezquitas y seis iglesias, intentan también provocar a los palestinos para que ellos a su vez ataquen a los colonos y así estos justificar sus ataques y la quema de mezquitas.
Los observadores en la ocupada Palestina postulan que los ataques de los colonos contra los lugares sagrados no podían haberse perpetrado sin la luz verde, o al menos la luz ámbar, del establishment del ejército israelí. Hasta ahora, el ejército israelí, que despliega sus fuerzas por todas partes, no ha conseguido detener a los autores de esos recientes ataques. Y los terroristas parecen tener un insólito aliado en el sistema judicial israelí, que trata a los judíos que atacan a los palestinos con increíble lenidad.
Las últimas dos semanas de 2011 han traído buenas noticias a los palestinos que habían estado esperando con impaciencia que se consolidara la reconciliación nacional entre Fatah y Hamas. Delegaciones de los dos grupos, encabezadas por Mahmud Abbas y Jalid Meshaal, se reunieron en El Cairo el 22 de diciembre y acordaron consolidar un anterior acuerdo de reconciliación alcanzado hace varios meses. Según el acuerdo, Hamas se unirá a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), como paso clave para la unificación del liderazgo palestino. Las dos partes se pusieron también de acuerdo en una serie de cuestiones polémicas, incluyendo la celebración de elecciones, la liberación de prisioneros políticos y la formación de un gobierno de unidad nacional.
La OLP es el grupo paraguas del movimiento por la independencia. Incluye principalmente a grupos laicos. Hamas y la Yihad Islámica (que también se unirá a la OLP) no lo son y no es probable que reconozcan a Israel. Israel no reconoce un estado putativo palestino que se base en las fronteras de 1967. En efecto, el gobierno de coalición israelí incluye partidos políticos que no reconocen la existencia del pueblo palestino.
 
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd