Red Eco Alternativo ***

Las armas estadounidenses matan niños en Yemen continuamente, solo cuando explota una refinería EEUU presta atención

Es como el comienzo de un mal chiste. ¿Cuál es la diferencia entre 10.000 personas muertas en ataques aéreos y una refinería de petróleo que deja de funcionar por unos días porque le cayó un manojo de misiles?.

(Anthony Harwood - Information Clearing House) Medio Oriente - La respuesta no es cosa de risa. La diferencia es que solo el que amenaza a los mercados "no será tolerado" por la Administración de Trump. Durante más de cuatro años, el pueblo de Yemen ha sido víctima de bombardeos sin descanso que lo llevaron a la Edad Media, de una coalición liderada por Arabia Saudita, temeraria -por decirlo de manera caritativa- sobre dónde dejan caer sus cargos los aviones.

47 pescadores aquí, 137 deudos de un cortejo fúnebre por allí, una fiesta de bodas de 20 personas y, en solo un año, 443 niños.
443 niños. 44 de ellos estaban en un autobús en un viaje escolar de verano a Saada cuando su vehículo fue alcanzado por un misil perdido en agosto de 2018.

Un video tomado por uno de ellos los mostró riendo y jugando en el autobús poco antes de ser golpeado. Cuando, una semana después, el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, se encontró con el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, no se mencionó el día en que murieron los niños.

Sus muertes no se consideraron lo bastante importantes como para que el principal diplomático de los Estados Unidos lo mencionase al gobernante de facto de Arabia Saudita, cuyos aviones fueron los responsables.

Avanzando el año rápidamente llegaron los ataques con misiles en los campos petroleros de Arabia Saudita el fin de semana pasado, atribuidos por muchos a Irán o sus aliados.

En ese momento se dijo que 18 drones y siete misiles habían destruido la mitad de la producción de petróleo de Arabia Saudita y que el mundo debería prepararse para el alza de los precios del combustible a raíz de una caída anticipada de los suministros. También se dijo que la pérdida de 5,7 millones de barriles por día, aproximadamente el cincuenta por ciento de la producción de Arabia Saudita y el cinco por ciento de la producción diaria mundial, causó la "mayor interrupción del petróleo en la historia".

Efectivamente, el lunes se produjo el mayor aumento en el precio del petróleo en una década, el 14 por ciento, y se preveía un futuro miserable para los viajeros con aumentos de más del 15 % esperado.

Mike Pompeo dio un paso adelante para declarar los ataques con drones como un "ataque sin precedentes contra el suministro de energía del mundo" y un "acto de guerra".

"El comportamiento amenazante del régimen iraní no será tolerado", bramó.

Ni una persona muerta, nadie herido. Ni siquiera un rasguño. Y, he aquí, el miércoles el ministro de energía saudita decía que la mitad de la producción de petróleo que había sido eliminada había sido recuperada. No solo eso, sino que la capacidad de producción en las plantas se restablecería por completo a finales de mes.

Crisis global evitada generosamente, en otras palabras. Ahora, no voy a fingir que un ataque contra las refinerías de petróleo de Arabia Saudita-Aramco no deba ser condenado. Por supuesto que debería.

Pero lo que es vergonzoso y deprimente es cómo la posibilidad de que el mercado energético mundial se vea desordenado durante unos días cuenta mucho más que una guerra de cuatro años que ha causado la peor crisis humanitaria del mundo. Los efectos colaterales del conflicto han dejado a millones de personas, incluidos 85.000 niños, enfrentando enfermedades y al borde del hambre.

¿Dónde está la condena de Estados Unidos de eso? ¿Dónde está el ultraje? ¿Adónde se dirige el mundo cuando una sacudida en los mercados petroleros se considera mucho más importante que miles de hombres, mujeres y niños asesinados mientras transcurren inocentemente sus vidas cotidianas?

Y, sin embargo, estas son las prioridades de los líderes en Occidente, como lo demuestra su uso de las palabras que eligen para condenar y lo que dejan pasar tranquilamente.

Un análisis de los escombros del sitio del autobús escolar mostró que la bomba guiada por láser de 227 kg utilizada en el ataque fue fabricada por Lockheed Martin y vendida a Arabia Saudita como parte de miles de millones de dólares en exportaciones de armas estadounidenses.

Esa es una razón por la que Pompeo no criticaría a los sauditas y por qué, solo unos meses después, el presidente Trump en su propia admisión, fue tan suave con el liderazgo de Riad a raíz del asesinato de Jamal Khashoggi.

Pero mientras Estados Unidos, para salvaguardar los empleos y el capital político en casa, continúa armando a Arabia Saudita con armas que se utilizan para matar niños, habrá personas preparadas para decir lo que Pompeo debería haber dicho.

Incluso es un manifestante solitario, Bryce Druzin, de 34 años, quien pintó con spray la palabra “Yemen” en rojo sangre en el Centro de Tecnología Avanzada de Lockheed Martin en Palo Alto, California, junto con la fecha de la masacre.

La vida humana siempre debería importar más que el precio del petróleo.

 
DMC Firewall is a Joomla Security extension!