Red Eco Alternativo ***

Israel quiere deportar a 300 refugiados a uno de los países más peligrosos del mundo

Los 300 solicitantes de asilo congoleños en Israel han vivido en el país durante más de una década. Ahora el Gobierno israelí está tratando de deportarlos a su país de origen, considerado uno de los más peligrosos del mundo .
(Ben Toren - 972.mag) Israel - Hace nueve años, Julie Wabiwa Juliette apenas pudo huir de su hogar en la República Democrática del Congo para Israel, donde desde entonces ha construido una vida. Juliette, de 33 años, se casó con otro refugiado congoleño, Christian Mutunwa, y juntos criaron a dos hijos. Tanto Juliette como Mutunwa trabajan, al igual que todos los aproximadamente 300 solicitantes de asilo congoleños que viven en Israel.

Los congoleños son residentes legales de Israel y algunos en la comunidad han vivido en el país durante 20 años. La mayoría llegó entre 1999 y 2009, durante y después de la segunda guerra del Congo, considerada la crisis más mortal del mundo desde la Segunda Guerra Mundial. Hasta ahora los congoleños estaban protegidos por una política que el ministerio del Interior denominaba "protección temporal general". Tienen visas B1, que les permiten vivir y trabajar en Israel como lo hacen otros ciudadanos extranjeros. Además, cada uno de ellos también tiene una solicitud de asilo pendiente.
 
Esto contrasta con la población mucho mayor de sudaneses y eritreos, que son considerados por el Gobierno como "infiltrados ilegales" y no tienen estatus legal.
 
Ahora Israel busca deportar a los congoleños. En octubre de 2018 el ministerio del Interior anunció que la protección del grupo congoleño terminaría el 5 de enero, momento en el que se verían obligados a irse. La decisión fue tomada por el Ministro del Interior, Aryeh Deri, con base en una evaluación realizada por el ministerio de Relaciones Exteriores de que "no hay impedimentos para la expatriación" de la población congoleña de Israel.
 
Ni un solo solicitante de asilo congoleño cumplió con la fecha límite estipulada por el Estado. Pasó sin mucha fanfarria, después de lo cual el ministerio del Interior emitió 10 avisos de deportación y rechazó varias solicitudes de renovación de visa. La ONG israelí The Hotline for Refugees and Migrants , que protege los derechos de los solicitantes de asilo, los trabajadores migrantes y las víctimas de la trata de personas, apeló con éxito ante el Tribunal del Distrito de Jerusalén, que suspendió las deportaciones y obligó al Estado a continuar renovando los visados. El ministerio del Interior tiene hasta el 20 de febrero para apelar la decisión del tribunal.
 
"La corte estaba de nuestro lado e hizo que el Estado continuara renovando las visas", dice Shira Abbo, portavoz de The Hotline for Refugees and Migrants . "Por ahora, los congoleños están a salvo".
 
Su futuro, sin embargo, sigue siendo incierto. Sabine Hadad, portavoz de la Autoridad de Inmigración y Población del ministerio del Interior de Israel confirmó que a pesar de los retrasos el ministerio ha decidido "detener la protección colectiva de los congoleños en Israel". Hadad dice que el ministerio del Interior investigará a las personas con solicitudes de asilo abiertas; la comunidad continuará recibiendo visas de permiso de trabajo hasta que se emita una decisión oficial.
 
Según The Hotline for Refugees and Migrants , menos del uno por ciento de los solicitantes de asilo en Israel recibe el estatus de refugiado. "Nuestra experiencia con el sistema de asilo israelí no es buena", dice Abbo. "Sabemos que el sistema está diseñado para rechazar a todos".
 
Un rechazo significa la deportación o permanecer ilegalmente en Israel como los solicitantes de asilo eritreos y sudaneses. Para muchos en la comunidad congoleña, la repatriación es una sentencia de muerte. Israel es el único país que revoca la protección de la comunidad de refugiados congoleña.
 
 
Our website is protected by DMC Firewall!