Red Eco Alternativo ***

Los refugiados residentes en Afrin y la política del estado turco hacia ellos

Desde el inicio de la revolución en Siria y como resultado del conflicto, gran cantidad de aldeas y pueblos han sido destruidos y han muerto muchas personas. Para escapar de tan dolorosa realidad, otras muchas han emigrado a países vecinos, como Irak, Líbano, Turquía, Jordania y se han instalado en campos de refugiados a la espera de un destino desconocido. Las personas que permanecieron en su tierra natal decidieron trasladarse a zonas que les proporcionaran paz y seguridad.

(Al-Qamishli) Siria - Encontraron lo que buscaban en las tres provincias de Rojava/norte de Siria: las provincias de Al-Jazeera, Kobani y Afrin. Estas zonas, que se encontraban en tercera línea y no se posicionaban junto a ninguno de los partidos en conflicto, se rigen por una autoadministración democrática y sus habitantes participan de forma activa en su gobierno.
Sus habitantes además han ejecutado su legítimo derecho a defenderse de los peligros que afrontan. De esta forma, se crearon las unidades de protección de mujeres (YPJ) y las unidades de protección del pueblo (YPG) como medios para defenderse de las amenazas en la región.

Causas de la emigración a la provincia de Afrin

Una de las razones más importantes que empujaron a la gente a trasladarse a la provincia fue la seguridad y la paz que hallaban en Afrin, su proximidad a la zona de mayor conflicto y la facilidad para acceder a ella, así como la forma de vida solidaria de los habitantes sirios en la región de Afrin, que recibieron a los refugiados con hospitalidad y les proveyeron de todo lo que pudieron. Después de que aumentara significativamente el número de refugiados, la autoadministración decidió crear el campo de Rubar cerca de la aldea de Al-Basela en la zona de Al-Sherawa. No obstante, el hecho de que la crisis siria continúe, además de los ataques del estado turco sobre la frontera norte de Siria y el aumento del flujo de emigrantes al campo hasta alcanzar su capacidad máxima, han hecho necesario aprobar la creación del campo de Al-Shahba cerca de la aldea de Kashtar en la región de Sherawa.

Los bárbaros ataques del estado turco sobre Afrin

El 20 de enero pasado las autoridades turcas llevaron a cabo un descarado ataque a la seguridad de pueblos y aldeas de Afrin bajo el pretexto de perseguir terroristas que, según ellos, se encontraban en Afrin y crear una zona neutral en la que alojar a los refugiados sirios residentes en Turquía, cuyo número ronda los 3,5 millones de personas.

Como parte de la agresión militar, el ejército turco contó con la ayuda de facciones de organizaciones extremistas leales al gobierno turco llamadas "Dera Al-Furat". Las víctimas de las incursiones turcas dejaron 86 civiles muertos y 198 heridos, hombres, mujeres y niños. La mayoría de las víctimas eran inmigrantes.

El principal objetivo de las operaciones militares es intimidar y obligar a la población a emigrar para dejar Afrin vacío y llevar a cabo sus planes de alterar la demografía de la región mediante la deportación de sus habitantes y el establecimiento de familias turcas en la zona. No obstante, el sueño de una ocupación turco-otomana empezó a desvanecerse ante la determinación de las gentes de Afrin, que se negaron a abandonar sus tierras frente a los invasores.

Como el ejército turco no fue capaz de romper la barrera defensiva de Afrin y avanzar a partir de ahí, intentó inundar la zona por medio de ataques a la represa de Meidanki. La represa fue bombardeada en tres ocasiones a lo largo de diez días, lo que puso en peligro la vida de miles de personas residentes en las aldeas vecinas.

Política turca en las regiones del norte de Siria

El estado turco, desde el inicio de la revolución en Rojava/norte de Siria, ha trabajado para que se confundan los intentos kurdos de establecer cualquier tipo de federalismo con el argumento de que este hecho animaría a la insurgencia a los kurdos del sur de Turquía, más de 20 millones, que exigirían entonces sus derechos.

El estado turco ha tratado de intervenir en la zona de forma directa e indirecta a través del apoyo a grupos terroristas para crear tensión. Como resultado de ello, se han producido numerosos enfrentamientos que se han cobrado la vida de multitud de personas inocentes. No obstante, sus planes para la región fracasaron debido a la valentía de las fuerzas democráticas sirias en su lucha contra grupos terroristas, principalmente el ISIS.

Turquía ha recurrido a la intervención militar en muchas zonas del norte de Siria y ha atentado contra la soberanía del estado sirio ante los ojos del mundo entero con la excusa de proteger su propia seguridad nacional y combatir el ISIS que, según alega, amenaza su frontera.

La campaña "Dera Al-Furat", iniciada el 24 de agosto de 2016, en la que tomaron parte facciones sirias con el apoyo del gobierno turco y la participación del MIT, la agencia turca de inteligencia, supuso la ocupación del pueblo de Grabbles, situado en la frontera norte de Siria.

Su objetivo era imponer el control sobre la oposición siria y formar una zona desde la que desplegarse en varias direcciones y distintos ejes para evitar que los kurdos se hicieran con el control de la ciudad.

Ya han asumido el control de la zona después de la retirada del ISIS sin haber disparado una sola bala, esta es la principal prueba de los acuerdos entre Turquía y el ISIS para que el grupo abandonara la ciudad.

Turquía ha adoptado una política de turquización en el pueblo de Grabbles, obligado a los kurdos a aceptar esta nueva realidad o marcharse, ha hecho ondear la bandera turca en las instituciones y ha impuesto nombres turcos a zonas de Al-Grabbles para manifestar su intención de ocupar este territorio sirio.

 

 
DMC Firewall is a Joomla Security extension!