Red Eco Alternativo ***

El ejército israelí invade por tercera vez en 10 días el campamento de protesta palestino-judío

Soldados y policías israelíes se presentaron en el campo de la libertad Sumud en las colinas del sur de Hebrón la mañana del lunes. Hubo confiscación y destrucción de la propiedad y detuvieron a tres activistas palestinos. Por Natasha Roth

Los soldados israelíes y la policía fronteriza allanaron el campo de la libertad Sumud en las colinas del sur de Hebrón por tercera vez el lunes por la mañana, destruyendo y confiscando la propiedad y detuvieron a tres activistas palestinos. El campamento antiocupación, construido y habitado por palestinos, israelíes y judíos de la diáspora, ya había sido derribado dos veces en los últimos 10 días.

De acuerdo con un comunicado de prensa enviado por los organizadores, las fuerzas israelíes dañaron y confiscaron dos tiendas de campaña, junto con elementos como colchones, agua y líneas del generador que estaban dentro de una cueva en el campamento. También destruyeron afiches que habían sido expuestos en el campamento y confiscaron un automóvil. Los tres palestinos detenidos fueron puestos en libertad después de que terminase la incursión.

Unos colonos extremistas bajaron del puesto cercano de Havat Ma’on para observar los procedimientos y algunos representantes de Regavim -una organización procolonos que busca obstruir la construcción palestina en la zona C controlada por Israel en Cisjordania- también estuvieron en la escena.

La incursión coincidió con el tercer día del Ramadán. Sami Hureini, un activista local de A-Tuwaneh, dijo a la revista 972 que los activistas habían marcado el día de fiesta sentándose juntos en un iftar cada noche y que los miembros palestinos del campo que, estando en ayunas estaban de vigilia para cuidar el campamento, se fueron a dormir a las 4 am cuando se produjo la incursión del lunes poco después de haberse ido ellos a descansar.

El campo de la libertad Sumud, inspirado en el Standing Rock, se encuentra en los terrenos de Sarura, un pueblo palestino que fue despoblado gradualmente entre 1980 y 1998 debido a la permanente presencia del ejército y la violencia de los colonos. El establecimiento del campamento el 19 de mayo marcó el regreso de los residentes de Sarura a sus hogares por primera vez en casi 20 años. Mohammad Aamar, el hijo de uno de los residentes que regresó al pueblo, estaba entre los detenidos del lunes.El campamento se encuentra ahora en día número 13. Los activistas lo han reconstruido después de cada incursión, recaudando fondos para reemplazar y reparar daños y confiscación de bienes. La coalición de grupos palestinos y judíos que organizaron el campamento -comités palestinos locales, el Centro Judío para la No Violencia, la Fundación Tierra Santa, Todo lo que Queda y Combatientes por la Paz- han seguido haciendo llamados a activistas de todo el mundo para unirse a ellos en su protesta no-violenta y anuncian que el campo permanecerá durante el mayor tiempo posible.

“Está claro que el ejército israelí está trabajando activamente para impedir que los palestinos regresen a sus tierras”, dijo Antwan Saca, director adjunto de la Fundación Tierra Santa. “Como miembro de una coalición de activistas palestinos, israelíes e internacionales, vamos a seguir para ser solidarios con el pueblo de Sarura y resistir sin violencia esta estrategia”.

 
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd