Francia: llamamiento de los chalecos amarillos reunidos el 16 de marzo en París

El 16 de marzo, los chalecos amarillos celebraron el Acto XVIII -decimoctavo sábado de movilización desde el 17 de noviembre- con un recrudecimiento del conflicto con las fuerzas represivas, en un momento en el que el poder pensaba que el movimiento estaba bajo control tras la enorme represión ejercida contra el mismo.

Macron ha decidido dar una vuelta de tuerca más en la escalada represiva: involucrar al ejército en la represión del movimiento. Militarización del orden público que retrotrae las prácticas del Estado al siglo XIX.

Aunque limitada a la preservación de los edificios emblemáticos, a nadie escapa la gravedad de la medida. Como señala Romaric Godin en Mediapart: se trata del retorno a la guerra social. "El orden a defender no es el de un clan, una casta o una clase. Es el de todos".

En este contexto, tanto la iniciativa de la reunión de los chalecos amarillos en París como la resolución política adoptada es importante: muestra la determinación de seguir en la brecha de un movimiento que semana a semana no baja de 50.000 activistas y aborda problemas que afectan a la mayoría de la sociedad.

Es a esta determinación de los chalecos amarillos y al riesgo de contagio a otros sectores que se pone en movimiento esta nueva vuelta de rosca represiva de Emmanuel Macron. Las próximas semanas van a ser importantes para calibrar cómo se desenvuelve esta crisis.
Fuente: Viento Sur

DMC Firewall is a Joomla Security extension!