Red Eco Alternativo ***

Cerco mediático en Ecuador: medios masivos desinforman

Mujeres con niños en brazos, hombres con ampollas en sus pies, jóvenes indígenas regresan a sus campamentos, a las afueras de Quito, con sus voces carrasposas, producto del gas lacrimógeno inhalado durante una jornada más de lucha. Pero esta parte de la historia no lo muestran los medios de comunicación. Por Noelia Carrazana y Lenín Vilatuña para Red Eco.

Grandes medios de comunicación que reproducen el sistema de poder en el mundo, que toman examen de democracia en cada país, que confunden la libertad de expresión con la libertad de presión, que han sido definidos por algún anónimo como “nos mean y los diarios dicen llueve”. Eduardo Galeano

En otro sector de la capital ecuatoriana, en una zona donde se encuentran los edificios públicos más importantes de la nación, un grupo de manifestantes se atrincheran sobre la calzada con cartones reciclados y viejas latas. Se escucha una detonación y un manifestante cae al piso. “Lo mataron, lo mataron”, es lo último que se escucha en el video aficionado. Eso tampoco lo mostraron los medios de comunicación.
Desde que inició hace 12 días el estallido social en Ecuador, los medios de comunicación más populares también son protagonistas. En su agenda informativa muestran a movimientos indígenas y población civil siendo partícipes de las protestas contra el denominado “paquetazo”, como agresores de orden público, delincuentes o violentos, sin dar espacio a contar que los ciudadanos están en las calles pidiendo dar de baja estas medidas y cómo esas medidas afectan a los sectores medios y bajos de la población.
Ayer, luego de que el presidente Lenin Moreno anunciara algunas medidas que morigeran el Decreto 833, y pidiera diálogo con los sectores indígenas, en las zonas cercanas a la Asamblea se denunció “una encerrona” por parte de la policía: “Los compañeros estaban repartiendo comida, e incluso a los mismos policías para que sea una protesta en paz, y ahí mismo tiraron bombas, no les ha importado que había mujeres y niños, detuvieron a dirigentes indígenas de la sierra y de la selva en la Asamblea porque los engañaron, les dijeron que
iba a ser zona de paz, y cuando estábamos tranquilos empezaron a tirar gas lacrimógeno y muchos cayeron asfixiados, he visto como murieron compañeros”, así se escucha un audio subido a un Facebook personal.
En todo el territorio ecuatoriano rige el estado de excepción que habilita a las Fuerzas Armadas a desalojar y no permitir organizaciones o movimientos que alteren el orden público. En ciertos sectores de Quito se ha dispuesto “toque de queda”, donde ningún ciudadano podrá transitar libremente pasadas las 15 horas. Estas decisiones estatales han desembocado en violentos enfrentamientos de los manifestantes con las fuerzas del orden.
Muertes, brutales agresiones, heridos y con ello destrucción de bienes públicos y del ornato estructural de la ciudad, llegan en videos, fotos y audios a través de redes sociales y plataformas de mensajería instantánea.
“Prensa vendida”, es el grito de moda entre los manifestantes y en la mayoría de opiniones que se generan en las redes sociales. El pueblo, en la calle y en sus casas, ha cargado contra dos de los canales televisivos nacionales más populares: Teleamazonas y Ecuvisa. Se los acusa de censurar información e imágenes de las represiones policiales, pero sí del caos que generan los manifestantes.
En segmentos de opinión y espacios de entrevistas, Teleamazonas, con su sede en Quito, ha tenido repercusión de voceros únicamente del gobierno: ministros, secretarios de estado. Dejando de lado la otra cara de la moneda y desviándose de uno de los principales principios del periodismo: la imparcialidad.
Esta bronca manifiesta quizás se deba a que diariamente se viralizan en las redes sociales videos donde se ve a periodistas que entrevistan a los ciudadanos, pero en el momento en que estos se pliegan desde el discurso a explicar que están en contra de las medidas con corte neoliberal que el gobierno de Lenin Moreno quiere implementar, los movileros sacan el micrófono o bien la cámara se desvía con otras imágenes y se pierde lo que el entrevistado quiere denunciar en cámara.
Durante la semana también ocurrieron hechos como la detención durante dos horas del periodista Nelson Castro y el resto del equipo de TN, y el pedido de los manifestantes era que "de acá no se va nadie hasta que muestren lo que el pueblo indígena tiene que decir", en una clara muestra de bronca colectiva hacia la cobertura de los medios de comunicación nacionales.
Solo las cadenas como RT o TeleSur, medios alternativos o locales, los que trasmiten desde la calle lo que está sucediendo, especialmente a la hora de dar cifras de los detenidos, muertos, o de mostrar imágenes donde se ve el violento accionar de las fuerzas del orden.
Pero ayer en un accionar concreto de represión a la información por parte del gobierno de Lenin Moreno, la señal de la cadena TeleSur fue suspendida: "Sin ninguna justificación a esta hora nuestra señal ha sido retirada de canal satelital 722 y cable 626 en Ecuador. Denunciamos este hecho y llamamos a nuestros usuarios en este país a exigir a las operadoras la restitución inmediata de teleSUR", indicó Patricia Villegas Marín, de la cadena TeleSur.
Entonces, y a pesar de que los grandes medios de comunicación reproducen lo que el poder manda, en el espectro libre o de redes sociales se difunden las noticias de la violencia que el estado ejerce con sus ciudadanos y, por otro lado, se masifican los apoyos de ciudadanos del mundo que se ven reflejados en la misma lucha que los une, sean del campo o de la ciudad: “¡no están solos, ánimo compañeros!” o “¡No seamos pilares del opresor, no al consumismo, ánimo compañeros!”, le dicen hombres y mujeres campesinos de Zacatepec Puebla por una cuenta personal de Facebook.

 

 

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
DMC Firewall is a Joomla Security extension!