Red Eco Alternativo ***

Movimientos sociales en Colombia denuncian violencia sistemática contra el pueblo en general

Movimientos populares y organizaciones sociales en Colombia hacen un llamado de atención frente a las continuas persecuciones, amenazas y asesinatos sistemáticos contra lideresas y líderes sociales, defensores de derechos humanos y ciudadanxs en general.

(María Laura Cano/Alba TV) Colombia - A raíz del reciente asesinato de Javier Ordóñez, los primeros días de septiembre estuvieron convulsos en Colombia. Jóvenes, mujeres y ciudadanxs en general se movilizaron en diversas partes de Colombia para protestar contra la represión policial.

Recordemos que el pasado 9 de septiembre, el ingeniero, abogado y taxista Javier Ordóñez fue torturado y asesinado por representantes de la policía cuando este se encontraba en su comunidad, ubicada en la localidad de Engativá, al noroccidente de la capital. El informe preliminar de la necropsia, publicado por el Instituto Nacional de Medicina Legal, detalló que Ordóñez tenía lesiones en sus órganos internos y nueve fracturas en el cráneo.

Dos policías lo agredieron a quemarropa con una pistola taser (eléctrica). Minutos antes de su muerte, Ordóñez les clamó que pararan estas acciones pero continuaron los maltratos físicos sin importarles los testigos presentes. Luego, la víctima fue llevada al Comando de Acción Inmediata (CAI) de Villa Luz, donde falleció.

Sobre este caso, hay siete policías implicados, se trata de seis patrulleros y un subintendente. Sin embargo, hasta el momento sólo se han detenido a dos de ellos.

Represión policial: una constante en Colombia

Las protestas en contra de la represión policial, que se desataron por el asesinato al estudiante de Derecho y taxista Javier Ordóñez, dejaron un saldo de 13 muertos y más de 400 heridos entre Soacha y Bogotá. El medio de comunicación Contagio Radio publicó un artículo en el que se exponen alrededor de diez delitos cometidos por la policía nacional colombiana en el marco de las movilizaciones. Se refiere a las detenciones arbitrarias, homicidios, tortura y amenaza, tentativa de homicidio, desaparición forzada, entre otras vulneraciones de derechos humanos llevadas a cabo por este ente de seguridad.

Por otro lado, Felipe reflexionó que los cuerpos policiales y militares siguen la implementación del entrenamiento recibido durante la Escuela de las Américas.

Andrés Felipe, militante del Centro de Educación Popular Chipacuy señala que “existía y existe el repertorio de represiones en contra del supuesto enemigo interno, la ejecución de programas como la Doctrina de Seguridad Nacional, los Estados de Sitio, desapariciones forzadas, secuestros masivos por parte de las Fuerzas Armadas, creación de paramilitares, son muestras de una dictadura. Lo que hacen los policías no sólo pasa en Bogotá, en el campo se vive más fuerte, donde no hay cámaras siquiera para grabar y denunciar los hechos”, expuso Andrés Felipe.

Por su parte, Henry Gómez, docente de la capital, sindicalista e integrante del Colectivo ISHA WAIYA de la localidad de Usme al sur de la ciudad, acotó que “Colombia es uno de los países que tiene una policía de carácter represivo y militar, adjunta al Ministerio de Defensa y no al Ministerio de Interior. Eso hace que esta institución actúe como un organismo de represión y persecución”.

“La mayoría de las y los ciudadanos nos vemos afectados. La Policía usa la violencia de manera recurrente. Cuando la o el ciudadano protesta, defiende sus derechos o graba, le decomisan el celular o son golpeados de manera sistemática. En las protestas y movilizaciones sociales, la represión es constante junto al ESMAD, que también es otro aparato de la policía que cuenta con armas de tipo letal, con las que han asesinado a estudiantes, les han sacado los ojos, y sus protocolos no son respetuosos de los derechos humanos. Allí se ven afectados los ciudadanos de a pie y quienes salen a protestar”, explicó Henry Gómez.

Gómez afirmó que existe una vinculación entre el paramilitarismo y la represión estatal en los territorios. “A cualquier tipo de protesta social, hay represión. Pero de la mano de eso están las recientes amenazas de las Águilas Negras contra dirigentes. No es una estructura que se sepa existe sino que sospechamos que puede ser el mismo Estado, porque no tiene comandante ni centro de operaciones, distinto a las otras estructuras paramilitares en las regiones.

Nota completa: http://www.albatv.org/Movimientos-sociales-en-Colombia-denuncian-violencia-sistematica-contra-el.html

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
DMC Firewall is a Joomla Security extension!