Colombia: cien mil indígenas movilizados lograron acuerdos con el gobierno

Luego de 11 días de movilización, el último viernes culminó la Minga Indígena por la vida tras alcanzar un acuerdo con el Gobierno que incluye temas como la educación, el territorio y los derechos humanos y se mantendrán en asamblea permanente para vigilar su cumplimiento.  Red Eco Alternativo

(Noelia Carrazana - Red Eco) Colombia - Esta convocatoria reunió por primera vez las cinco organizaciones indígenas que conforman la Mesa Permanente de Concertación indígena (MPC): Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), Organización de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana (OPIAC), Confederación Indígena Tayrona (CIT), Autoridades Indígenas de Colombia (AICO) "Por la Pacha Mama" y Autoridades Tradicionales Indígenas de Colombia Gobierno Mayor.

A modo de ejemplo varios representantes del estado Colombiano tuvieron que reunirse con las comunidades aborígenes que exigieron su presencia por los múltiples acuerdos que ya existen pero no se cumplían como por ejemplo como informaron a Red Eco la Comunidad del Cesar, aquí se logró la firma del alcalde de Valledupar Augusto Huia y el Gobernador del Cesar y los Cabildos Gobernadores indígenas de los Pueblos Chimila, Wiwas y Kankuanos .

Luis Fernando Arias, consejero mayor de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), explico que se alcanzó acuerdos nacionales “y se mantendrá en asambleas permanentes”, denunció que el Gobierno “ha sido complaciente con la violencia contra” los pueblos indígenas “y ha permitido que la desidia y el abandono sigan siendo la principal política pública” que se les aplica”.

Arias detallo que se conformó un equipo estará conformado por el padre Francisco de Roux, el coordinador residente de las Naciones Unidas, Martín Santiago, el jefe de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de ese organismo (MAPP/OEA), Roberto Menéndez, y el senador Iván Cepeda, quienes tendrán la función de realizar un seguimiento y monitoreo a los acuerdos pactados.

Asimismo, lo integrarán el representante en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Todd Howland, el delegado de la Conferencia Episcopal Héctor Fabio Henao y el expresidente Ernesto Samper.

Como parte de las reuniones están previstos encuentros con los ministros del Interior, Guillermo Rivera; de Hacienda, Mauricio Cárdenas, y el alto consejero para el Posconflicto, Rafael Pardo, según detallaron a Efe fuente las ONIC.

¿Cuál fue el reclamo de los 102 pueblos indígenas de Colombia?
En esta gran Minga nacional que se realizó en 24 de los 32 departamentos de Colombia fue en reclamo de la implementación del capítulo étnico del Acuerdo de Paz. Valle del Cauca, Risaralda, Antioquia, Nariño Huila, Cesar, Tolima, Atlántico, Guajira, Sucre, Putumayo, Meta, Choco, Córdoba, Caldas y Bogotá.

La “minga” indígena o movilización estuvo fundamentada en cinco puntos: el derecho a la consulta previa antes de un proyecto en su región, la propuesta de suspender títulos mineros en esas zonas, la defensa de los derechos humanos en el marco del conflicto armado, el rechazo a la política económica y agraria y la autonomía política, jurídica y administrativa.

Estos pedidos responden, a su vez, a los acuerdos de la Minga de 2013, 2015 y 2016; así como también a los acuerdos alcanzados en el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018, la Mesa Permanente de Concertación –MPC de los Pueblos Indígenas– y lo pactado en el Capítulo Étnico en el Acuerdo Final para la Terminación del conflicto en el marco de la Comisión Étnica para la paz y la Defensa de los Derechos Territoriales.

Sin embargo, ser ignorados por el Estado no es su único problema. El conflicto armado que se libra entre los grupos armados al margen de la ley y de las fuerzas gubernamentales los están dejando sin tierras.
“No estamos dispuestos a que nuestras tierras sean profanadas por culpa del conflicto armado”, asegura la vocera de la Organización Nacional Indígena (ONIC), Dora Tavera, y explica que “tenemos pueblo en riesgo de exterminio físico y cultural. En este momento, tenemos pueblos que tienen menos de 50 personas. Es una movilización que busca la pervivencia de los pueblos indígenas”.

Esto tiene que ver con el tercer punto donde reclaman paz con justicia social y, entre los subtemas, exigen “el cumplimiento del Acuerdo de La Habana con las Farc y el capítulo étnico, además de que se garantice su participación en el proceso que se adelanta con el Eln”. Se calcula que aproximadamente el 14 % del territorio colombiano –aproximadamente ocho millones de hectáreas de tierra– fue liberado de la posesión de las Farc y quedan a merced de explotadores de recursos naturales y multinacionales.

Es por esta razón que las comunidades indígenas y afrodescendientes en Colombia, desplazados históricos de estos territorios, claman por la protección y restitución de estas tierras. Existe cerca de un millón y medio de desplazados indígenas, de los cuales casi medio millón no tienen reconocimiento oficial de sus derechos colectivos de la tierra y solo el 5 % de la comunidad afrodescendiente goza de esos derechos. (1)

El Gobierno nacional propuso a las comunidades que estaban movilizadas postergar las conversaciones para después del 20 de enero de 2018 en materia de Tierra y Medio Ambiente, pero Aida Quilcue, vocera del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) indicó que si no existe una propuesta clara, “volverán a cortar las carreteras”.

Mari Fuentes, de la Nación Kankuamo, de la Sierra Nevada de Santa Marta indicó a Red eco que su comunidad está apoyando la Minga por la vida para exigir el cumplimiento de los más de 2300 acuerdos que ya están firmados entre el gobierno nacional y las comunidades. Fuentes destacó que uno de los logros más importantes es que el Gobierno nacional tuvo que reconocer a las autoridades indígenas como autoridades Ambientales (2), lo cual era un Decreto que ya estaba vigente, pero que no se estaba respetando; este tema es de extrema importancia, ya que la mayoría de las comunidades aborígenes viven en zonas rurales.

Luego de varios días de movilización y mesas de diálogo que se fueron conformando por la fuerza de la Minga Por La Vida, finalmente se tuvieron que hacer presentes los Ministros de Planeación y de Hacienda, y de Agricultura, lo que posibilitó el levantamiento del corte de ruta, aunque autoridades del CRIC indicaron lo siguiente:
“La minga continúa y el hecho de que se haya desbloqueado la vía, no significa que la minga haya terminado, la vía fue despejada por un acuerdo, pero si se presenta incumplimiento por parte del gobierno las comunidades, estaremos nuevamente yendo por la Acción comunitaria en derechos”.

Acciones represivas y violentas del Estado Colombiano
La Minga Por La Vida dejo un saldo de “más de 40 heridos, siete judicializados y un centenar de amenazas que se ha presentado como una constante, así como el uso de armas no convencionales y no permitidas para la disuasión de la protesta social por parte de la fuerza pública“, según mostraron los medios de comunicación alternativos que informaron que en estos diez días que lleva la Minga Indígena ya son 41 los heridos en diferentes puntos de la concentración. Según las heridas han sido provocadas por el Escuadrón Móvil Antidisturbios, el Ejército y la Policía que han hecho uso desmedido de la fuerza, y habrían dado un tratamiento de guerra a la protesta social.

El Comunicado del CRIC es claro al denunciar que “tras una semana de Movilización, el Gobierno Nacional ha mantenido un respuesta represiva y de tratamiento militar a la legítima protesta social, dejando a la fecha más de 40 heridos, 7 judicializados y un centenar de amenazas que se ha presentado como una constante, así como el uso de armas no convencionales y no permitidas para disuasión de la protesta social por parte de la fuerza pública colombiana”.
A pesar de los intentos reiterados del Gobierno Nacional para desestabilizar el Movimiento Indígena, las comunidades están en estado de alerta y de resistencia hasta que no vean satisfechas sus demandas, así lo expresaron varios mingueros de diferentes comunidades.

Por su lado los medios de comunicación hicieron más hincapié en los efectos de los cortes de rutas de las comunidades o en los disturbios que se generaron en los enfrentamientos entre policías, soldados e indígenas.

Permanente violación a los Derechos Humanos

Los indígenas hartos de las múltiples promesas del Estado Colombiano también se levantan y se unen porque solo en lo que va de enero hasta agosto de 2017, 101 líderes sociales y defensores han sido asesinados, 194 han recibido amenazas y se reportaron 484 violaciones a los derechos humanos, así lo indica el último informe de La plataforma política Marcha Patriótica y la organización Indepaz (3)

Este organismo indica que el 92% de las agresiones se realizan en contra de comunidades y que los departamentos en donde más se reportan estos actos de violencia son Cauca con 61 amenazas, 29 asesinatos y 5 atentados; Chocó con 49 amenazas y 16 atentados; Valle con 27 amenazas y 20 asesinatos; y Antioquia con 11 amenazas y 17 asesinatos.

Aquí queda en evidencia que hay una fuerte preocupación expresada por las comunidades frente a la presencia de grupos armados ilegales en los departamentos del Cauca, Chocó y Antioquia y la falta de acciones por parte del Estado para combatirlas e indica que el 19% de las violaciones a derechos humanos se han podido atribuir a las autodenominadas Autodefensas Gaitanistas de Colombia, el 3% a las Autodefensas Campesinas de Colombia, el 2% a Los Urabeños, mientras que hay un 70% de violaciones a derechos humanos que no se han atribuido a ningún grupo en específico.

Enseñanzas de los Abuelos

Recordemos que, para todos los pueblos indígenas, es esencial estar en armonía con la Madre Naturaleza, esto se visualiza cuando ellos enfatizan que están en defensa del Territorio ante cualquier explotación de los recursos sin consulta previa; también, al leer los comunicados del Consejo Regional Indígena del Cauca, en los cuales siempre se comienza diciendo “con las fuerzas de los espíritus y la madre tierra…”, ahí recién se explica lo sucedido.Siempre las danzas y el canto, que no solo son tomadas a modo de esparcimiento, tienen un valor muy importante; es por ello por lo que, aun en este estado activo de movilización, se siguen respetando ciertas costumbres que vienen de los ancestros “como primer momento se dio inicio con una danza de los mingueros y mingueras, momento en el que se unen la fuerza y la armonía para que nuestros ksxaw (‘espíritus naturales’) nos sigan fortaleciendo en este caminar conjunto de los pueblos indígenas”.

Cita 1: https://www.elespectador.com/noticias/elmundo/indigenas-y-afrodescendientes-fuera-de-paz-articulo-616932
Cita 2: http://www.elnuevosiglo.com.co/articulos/08-2017-autoridad-ambiental-a-las-comunidades-indigenas
Cita 3: http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/08/27/colombia-desde-enero-hasta-agosto-de-2017-han-sido-asesinados-101-lideres-sociales/
Fuentes http://www.cric-colombia.org/portal/
https://twitter.com/ONIC_Colombia
http://www.contagioradio.com/

Our website is protected by DMC Firewall!