Se mean en la culpa

El ejército estatal colombiano sigue secuestrando y asesinando campesinos, pese a recientes "mea culpas" (@DIN)- Colombia- Ayer domingo 13 de mayo, en la vereda La Chigüira del municipio de Arauquita (Arauca), tropas del Batallón “Héroes de Pisba” de la Brigada 18a. del Ejército Nacional, con puesto de mando en Fortul, detuvieron al campesino Jhon Hernán Miranda Moreno.
La detención tuvo lugar en la vivienda de Jhon Hernán, quien es agricultor y afiliado a la Asociación Campesina de Arauca, informó hoy la agencia Prensa Campesina. Desde ese momento se desconoce su paradero. También se ignora la causa de la detención, pues se trata de un campesino y poblador civil de la región.
Asimismo se ha conocido que los efectivos militares han estado ocupando las viviendas de los campesinos y han maltratado en varias ocasiones a la población de las veredas de la zona rural de Arauquita, en el centro del departamento.
Las detenciones arbitrarias y crímenes contra campesinos no son novedad en esta región de Colombia. Pese a las declaraciones gubernamentales y el escándalo público desatado por la reciente revelación de horrendos crímenes, las fuerzas militares en pugna siguen atacando impunemente a pobladores de la región que solamente quieren trabajar y vivir en paz.
El pasado viernes 27 de abril, en la vereda Santander, zona rural del municipio de Arauquita (Arauca), tropas de la Brigada Móvil N° 5, que opera en la zona, detuvieron injustificadamente a cuatro campesinos, entre ellos un menor de edad.
Según la Asociación Campesina de Arauca (ACA), los hechos se presentaron cuando los militares retuvieron a José Abelardo Sánchez y a Helena Gómez. Así mismo, fueron detenidos Francisco Antonio Gómez y Éiner Andrés Sánchez Gómez, de aproximadamente 12 años, quienes fueron trasladados en helicóptero hacia un destino desconocido.
A su vez, la ACA informó sobre el asesinato a manos de sicarios de tres de sus afiliados en el municipio de Fortul. El 18 de abril, en la vereda Caño Rojo, fue asesinado Juan Carlos Abiche, el día 22 en la vereda Agua Viva fue ultimado Dubián Barajas Carrillo, y el pasado jueves 26, en el casco urbano del municipio, fue muerto Víctor Julio Benavides.
“Estas tres personas eran pobladores civiles e integrantes de la asociación campesina, y fueron asesinados en medio de operativos del ejército y la militarización de zonas rurales y urbanas del departamento, por lo que responsabilizamos a las autoridades de estas muertes”, declararon voceros de la ACA.
Estos hechos se presentan luego de que se denunciaran los bombardeos y ametrallamientos que vienen realizando las Fuerzas Militares en varias veredas desde inicios del mes de abril.
Our website is protected by DMC Firewall!