Atentan contra la vida de defensor de derechos humanos

El vienes 16 de enero de 2009, el DAS allanó el Salmón Cultural y al día siguiente dos sicarios intentaron asesinar al militante de derechos humanos Yury Neira quien aun no logrpo que se haga justicia por el asesinato de su hijo en manos del Estado criminal.


(Kaosenlared) Colombia - El viernes 16 de enero en horas de la tarde una delegación del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS)  fuertemente armada y acompañada de agentes del CTI y de carros antiexplosivos, llevaron a cabo un ilegal allanamiento a la sede de Piso Dos también llamado "El Salmón Cultural", sitio ampliamente conocido porque funciona como espacio de encuentro para jóvenes alternativos y se desarrollan varias actividades culturales como muestras de cine, talleres de danza, pintura, conciertos privados, actividades académicas y reuniones de análisis y estudio político.
El allanamiento que se produjo cuando "casualmente" cuando Yury Neira, quien coordina las actividades de el Salmón Cultural, desde hace tres años y medio, se encontraba tramitando su pasado judicial antes el (DAS), se desarrolló en medio de una enorme cantidad de irregularidades. La forma en la que los uniformados ingresaron al sitio rompiendo chapas y ocasionando destrozos a la sede, cerrando el paso incluso a los propietarios, impidiendo el paso de abogados, las amenazas proferidas y sus actitudes intimidantes fotografiando civiles hacen parte de un prontuario que ya ha sido puesto en conocimiento de las autoridades civiles.
Una abogada del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (CCAJAR) logró hacerse a una cámara de video y grabar buena parte del proceso de allanamiento. La diligencia se mantuvo por más de seis horas y cuando ya había culminado, los oficiales quisieron ingresar de nuevo al inmueble pero por fortuna la presencia de abogados, representantes de varias organizaciones sociales, lideres sociales y políticos que se habían concentrado frente a al embajada de Israel para expresar su repudio por la agresión contra el pueblo Palestino y levantar sus banderas de solidaridad con las víctimas de este genocidio, al ser alertados sobre lo que ocurría, se acercaron al sitio para rodear a Yury y lograron frenar ese nuevo intento de incursión.
Los agentes del Estado, realizaron este operativo de allanamiento afirmando que en esa casa funcionaba una célula de la guerrilla y que sus propietarios eran sospechosos de terrorismo.
En la marcha del 1 de mayo de 2005, su hijo Nicolás Neira, de 15 años fue asesinado a punta de golpes por miembros del Escuadrón Móviles Antidisturbios (ESMAD) que salió para reprimir la habitual manifestación de los trabajadores. Nicolás falleció descerebrado dos días después en un hospital.
Desde ese día, su padre emprendió la batalla para lograr justicia en el nombre de su hijo y para que los asesinos fueran sancionados ejemplarmente. Los costos de su audaz decisión han sido sumamente elevados. No sólo perdió el trabajo, sino que encima las persecuciones han sido desde ese entonces una constante en la vida de Yury Neira. Han intentado asesinarlo en dos oportunidades, ha sido objeto de cuatro arrestos arbitrarios, de continuos seguimientos, amenazas, señalamientos, acoso policial y de constantes incursiones o intentos de incursión a su sede por parte de agentes de la fuerza pública. Incluso en cartas de amenaza enviadas por el grupo paramilitar las Águilas Negras", se ha sentenciado a Yury a muerte junto a otros defensores de derechos humanos.
Hasta la fecha y pese a que la Procuraduría General de la Nación reconoció que Nicolás fue asesinado por agentes del Estado y no muerto a causa de pisadas de los marchantes cómo declaró la policía en un comienzo, no se han producido avances en materia de investigación y aún no se ha identificado a los responsables.

VIDEO 1
VIDEO 2
 

DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd