Red Eco Alternativo ***

Brasil alcanza cifras récord de homicidios y resurge debate sobre políticas contra la pobreza

La tasa de homicidios en Brasil superó por primera vez la cifra de 30 cada 100.000 habitantes, y se situó en un promedio nacional de 30,3. En el estado de Sergipe trepó de 29,2 el año anterior a 64,7 en 2016, que es el año que toma el Atlas de Violencia 2018, publicado por el gobierno nacional.

(Andrés Alsina - La Diaria) Brasil - Esto sucede en el contexto de una marcada reversión negativa de los índices de pobreza y salarios, el cese de políticas sociales de asistencialismo y de integración en un deterioro gradual a partir del cuestionamiento político y finalmente el apartamiento de la presidencia de Dilma Rousseff en mayo de 2016, y también del mantenimiento y agravamiento de los fuertes índices de desigualdad. En consecuencia, es esperable que al menos las cifras del año pasado sean mayores.

Según esos índices de desigualdad, 1% de la población tiene 36,26 veces más ingresos que 50% de la población, según informó el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). 1% de la población lo conforman 889.000 personas con ingresos mensuales de 27.085 reales (8.315 dólares a la fecha de la publicación), y 50% de la población tiene ingresos mensuales de 747 reales (229 dólares). La zona con mayor desigualdad económica es la del sureste del país, y es también la que tiene altos índices de violencia intencional. Según el Instituto de Pesquisa Económica Aplicada (IPEA), la tasa de homicidios entre 2006 y 2016 aumentó 46,7% en Sao Paulo y 256,9% en Rio Grande do Norte.

La tasa de 30,26 asesinatos cada 100.000 habitantes es 30 veces la europea y significa 62.517 muertes anuales. Los asesinatos en la última década suman 553.000, y la violencia letal contra los jóvenes se viene agravando: 56,5% de las víctimas tiene entre 15 y 19 años; en el grupo etario entre 15 y 29 años, las víctimas son 86,2%. Mientras que las víctimas de cutis blanco disminuyeron 6,8%, 71,5% de las personas asesinadas son afrodescendientes.

La violencia contra las mujeres y los niños y niñas empeora cada año, señala el Atlas. 68% de las violaciones victimiza a menores de 18 años, y casi un tercio de los niños y niñas de hasta 13 años son victimizados por amigos y conocidos de la familia. 54,9% de las agresiones son reiteradas y 78,5% ocurre en el propio domicilio.

Los proyectos de ley contra la violencia sexual infantil no avanzan en su trámite parlamentario. Hace cuatro años que terminó su trabajo de dos años una comisión investigadora parlamentaria sobre turismo sexual y explotación sexual de niños, niñas y adolescentes. De sus 13 propuestas, tres están en condiciones de ser votadas y el resto en etapa de análisis en comisión.

Entre las propuestas que aguardan la apreciación de los diputados está la que tipifica como crimen “la violación de niños y niñas independientemente del consentimiento de la víctima o de que esta ya haya mantenido relaciones sexuales”. También aguarda votación el proyecto que trata el combate a la explotación sexual de niños y adolescentes en contextos de grandes obras, como construcción de hidroeléctricas y otros emprendimientos que atraen a muchos hombres a áreas con poblaciones vulnerables.

En la lista pendiente de votación se incluyen proyectos que prevén el cierre de clubes nocturnos y casas de espectáculo que no tengan documentación adecuada, la creación de un banco de ADN específico para crímenes contra la dignidad sexual de niños y adolescentes, y la definición de promoción o facilitación de tráfico de niños como crimen pasible de reclusión.

Aumenta la desigualdad

La Fundación Getúlio Vargas entiende que hay un agravamiento de la desigualdad, aunque no aporta cifras a las ya señaladas del IBGE. Considera que “es un aumento no visto en 23 años, desde que se venció a la hiperinflación (en 1993), que era de tres cifras y tenía a 25% de los ciudadanos con un ingreso mensual de 121 reales”, equivalente en ese momento a 40 euros. Hoy, “la concentración de la renta del trabajo no da tregua”, y “en un contexto recesivo y de restricción fiscal, las consideraciones sobre equidad ganan presencia, particularmente cuando la inflación ya dobló el Cabo Buena Esperanza. En esencia, en el punto crítico de la crisis perdimos todos los elementos de progreso social, que deberán ser restaurados uno a uno, atendiendo a la sinergia entre ellos”.

El mapeo de las muertes violentas fue comparado con diez indicadores sociales, como acceso a la educación, ingreso per cápita, empleo y embarazo en la adolescencia. El estudio muestra que cuanto mejores son los indicadores, menores son las tasas de violencia. “Vivimos en una era de pesimismo y, muchas veces, el miedo nos impulsa a pensar salidas desesperadas, salidas que la gente sabe que no funcionan, como combatir la violencia con más violencia”, dice el investigador del IPEA Daniel Cerqueira, uno de los coordinadores del Atlas. “Varias ciudades del mundo han logrado reducir la violencia y hay dos pilares centrales para ello: un sistema de seguridad pública con mayor base en la inteligencia y la investigación, e inversión en la prevención social”, según Jornal do Brasil.

Nota completa: https://findesemana.ladiaria.com.uy/articulo/2018/6/brasil-alcanza-cifras-record-en-la-tasa-de-homicidios-y-resurge-debate-sobre-politicas-contra-la-pobreza/

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd