Red Eco Alternativo ***

Emergencia sanitaria en Bolivia por COVID-19 ¿es culpa de Evo?

Durante toda la semana en los grupos de WhatsApp y en las redes sociales de oposición, se repitió hasta el hartazgo que durante los catorce años de Gobierno de Evo Morales, se construyeron canchitas de futbol y ningún hospital. El domingo durante una salida por el aire de radio Kausachum Coca Evo Morales indicó que existían muchas obras de infraestructura de salud que, al día de hoy, se encuentran paralizadas. Red Eco Alternativo.

(Noelia Carrazana – Red Eco) Bolivia - “Un hospital de tercer nivel en Villa Tunari, en Chuquisaca, en la Ciudad de El Alto, un centro de salud nuclear, otro en la ciudad de La Paz y Santa Cruz, son algunas de las obras que fueron paralizadas”, señalo el exmandatario.

Recordó que, cuando asumió en Bolivia, había solo 2.870 establecimientos de salud construidos en más de 180 años, “en nuestra gestión se ha terminado hasta 2018, 1.032 nuevos establecimientos de salud. Además de eso, hay un plan de construcción de hospitales para acompañar el seguro universal de salud con una inversión de 1.700 millones de dólares en 49 hospitales. Desde que entró el nuevo gobierno, nos informan que se encuentran todas las obras paralizadas”.

Añadió que hasta el año 2005, existían solo 17.175 ítems (cargos) de salud para todo el país, a comparación de la implementación de 18.550 ítems en los 14 años de la gestión de Gobierno del MAS, sumando a ello, 8 mil ítems para garantizar el Sistema Único de Salud. “El año 2005, se contaba solo con 558 ambulancias en toda Bolivia y en 14 años se ha entregado 1.514 ambulancias a cada municipio pequeño y mediano, las últimas odontológicas, primero con ayuda de España y Venezuela y las últimas dotaciones con plata del Tesoro General de la nación” recordó.

Por otro lado, informó que se entregaron cinco aeronaves ambulancias para afrontar las emergencias, mientras que en el año 2005, solo se tenían cinco máquinas de hemodiálisis y que, en su gestión, quedaron 242 máquinas de hemodiálisis con atención gratuitas en 26 establecimientos de salud.

El gasto total de 2005 era apenas del 5,6% del Producto Interno Bruto (PIB), es decir, 531 millones de dólares, y en la gestión de Morales, 7,4% del PIB equivalente a 2.523 millones de dólares. Estos logros en materia de salud fueron reconocidos por la Organización Mundial de la Salud y por la Organización Panamericana de la Salud, que saludaron y reconocieron los grandes logros emprendidos por el proceso de cambio.

“Desde marzo de 2019, se había comenzado a implementar el Sistema Único de Salud (SUS). Hasta enero de este año, tuvimos 10 millones de consultas gratuitas. En este momento, sabemos que este seguro de salud gratuito para la población se encuentra paralizado”.

Evo Morales informó que había planes importantes para mejorar la salud. Puso como ejemplo la instalación de una fábrica de medicamentos para combatir el cáncer con India, “uno de los subproductos del Litio podían ser los medicamento. También teníamos pensado que el centro de investigación nuclear de la Ciudad de El Alto sirviera para la fabricación de medicamentos, este proyecto también paralizado” concluyó.

Quizás, para las personas que viven en la ciudad, las mejoras en la salud de los bolivianos no son tan evidentes. Pero los sectores campesinos, desde que llegó al poder Evo Morales, vieron un cambio trascendental en la infraestructura de sus viviendas, lo que ha generado una mejora en la calidad de vida. Una de las primeras medidas que se tomó desde el Estado fue una capacitación para que los campesinos “pintaran” las paredes por dentro y por fuera con cal, ya que, en todo Bolivia, las casas son construidas con barro y paja (adobe). También se les dio material para hacer los pisos de cemento y el cielo raso para tapar las cañas huecas con las que se hacen los techos. Esta forma de construcción generaba la existencia de vinchucas que son las transmisoras de Chagas, además de arañas, chinches y otras plagas.

Estos logros no solo se evidencian en los testimonios de cualquier campesino, sino que, durante todo el Gobierno de Morales, organismos internacionales, como la Organización Panamericana de Salud, pusieron a Bolivia como ejemplo en los avances por erradicar estas enfermedades que afectan, mayormente, a sectores de bajos recursos. “En los últimos años, se ha logrado que los indicadores entomológicos, obtenidos en vigilancia y control del Trypanosoma cruzi, el parásito causante de la enfermedad de Chagas, en 153 municipios hayan disminuido significativamente. Así, por ejemplo, el índice de infestación de viviendas registrado en 1999 en un 55% disminuyó a 1,4 en el 2018 y el índice de infestación en el intradomicilio bajó de 25,2% a 0.4% registrados en los mismos años”.

En los últimos años de gestión del Gobierno del MAS, se realizaron planes no solo de mejoramiento de viviendas rurales, sino, concretamente, proyectos de construcción de cocina, baño y habitaciones en los que el Estado entregaba, durante un año, todos los materiales necesarios para que la obra se llevara a cabo. Los campesinos debían poner su fuerza de trabajo y ejecutar las mejoras en su domicilio; de lo contrario, el Estado retiraba los materiales. Estos proyectos contaban con el asesoramiento de ingenieros y de arquitectos que capacitaban a los pobladores.

En las zonas rurales de Bolivia, históricamente las casas han sido de adobe y sin sanitarios; las cocinas son fogones a leña que se encuentran, en muchos casos, al costado de las viviendas, sólo en los últimos años, por la estabilidad económica, estos sectores comenzaron a adquirir materiales para la construcción más modernos.

Otro de los principales proyectos del Gobierno de Morales fue la alimentación con identidad y mejora nutricional, la defensa de la hoja de coca y la quinua que en Bolivia, también cumplen un rol en la alimentación, ya que tienen innumerables valores nutricionales que son básicos para la salud de la población que la consume.

El Gobierno de Evo Morales a nivel nacional implementó una canasta básica de alimentos saludables que eran entregadas por el Estado a mujeres embarazadas o con hijos menores y a las personas de la tercera edad. Estas canastas contaban con alimentos altamente nutricionales, a saber, productos lácteos, frutas, verduras, carnes, miel, harina, almendras, hojuelas de quinua, preparados de sésamo, castañas de cajú; además de vales para frutas y verduras frescas que eran compradas a las cooperativas de campesinos.

Estas medidas posicionaron a Bolivia como ejemplo de la lucha contra el hambre y desnutrición por organismos internacionales, según datos del Ministerio de Economía de Bolivia. En 2005, la pobreza extrema en Bolivia alcanzó el 38,2 %, mientras que, en 2017, ese indicador bajó a 17,1%; y ahora, dos de cada diez bolivianos viven en pobreza extrema y dos de cada diez mejoraron su condición de vida.

“Acabar con el hambre”, señala el informe de la FAO, es un objetivo incluido en los planes de desarrollo de Bolivia como la Agenda Patriótica 2025, que contempla la erradicación de la pobreza extrema y el hambre en línea con los objetivos internacionales de seguridad alimentaria y nutrición.

Foto de tapa:  lostiempos.com

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
Our website is protected by DMC Firewall!