Red Eco Alternativo ***

Fiesta de Alasitas en Bolivia

La fiesta de Alasitas se inaugura el 24 de enero en la Ciudad de La Paz. El Ekeko, hombrecito que carga comestibles y materiales es la figura central. La historia de la festividad tiene algunas incógnitas respecto a su origen, como la mayoría de las festividades o figuras de deidades prehispánicas por el paso de la iglesia católica que desde la colonización intentó desaparecer la mitología aborigen.

(@noechapaquita) Bolivia- El investigador boliviano Milton Eyzaguirre, asegura que  Alasita es la fiesta de la fertilidad y no de la abundancia, puesto que se celebra en la época de lluvias.  Eyzaguirre considera que la festividad tiene origen Tiwanacota, debido a que en la ruinas se encontraron figuras pequeñas de jorobados (ekekos), que en el ámbito andino eran valorados.

Asimismo, acotó que los historiadores apuntan que esta tradición se celebraba el 21 de septiembre y otros el 21 de diciembre, porque los nativos de esta región no conocían el calendario gregoriano y debido a que en esas fechas comienza la época de lluvias.

“Todos Santos es una fiesta de Illas (deidades), es lo mismo que Alasitas. Lo que ha pasado es que estratégicamente los españoles han separado las festividades y las han individualizado, cuando más bien tiene que ver con un componente y que abarca un período temporal del año”

En la actualidad la Alasita se celebra el 24 de enero a mediodía, con la ch`alla (sahuma y dice palabras para activar la intención de la persona) de las miniaturas por un amauta o un sacerdote católico. La feria se extiende por aproximadamente tres semanas. En la misma se comercializan diferentes objetos del hogar; dinero, casas, ropa, electrodomésticos, automóviles, comida y otros.

El especialista detalló que la festividad de la Alasita se empezó a visibilizar por 1783, en la ciudad de La Paz, por los cercos que hizo Túpac Katari. Desde ese entonces a hasta la fecha la celebración cambió por la inserción de mercadería china a la Feria y por la no elaboración de figuras de yeso ni ekekos, aunque todavía se encuentran.

Ekeko

El  profesor de Quechua, de la Facultad de Ciencias Naturales de la ciudad de La Plata indica que el ekeko es una deidad andina (illa), a la cual se le puede pedir, pero también se le debe servir. En muchas casas donde tienen a este personaje se estila hacerlo fumar semanalmente y en ocasiones sahumarlo para que reciba algún aroma especial.

En el mundo andino, el Ayni, es un principio esencial en el desarrollo de la comunidad, allí está el principio de la reciprocidad “se da para recibir, y como se recibe se debe dar”. Todas las relaciones personales, las comunitarias, las espirituales, las energéticas se basan en el ayni. Esto se lleva a todo aspecto de la vida, damos a la tierra la mejor semilla y ella nos da una buena cosecha.

Aucca Rayme coincide con Eyzaguirre respecto del sentido de la fiesta y de la figura del ekeko, agrega que “él era la representación de los duendes”, en la cosmovisión andina y en zonas campesinas de Perú y Bolivia la figura del duende es muy común, las familias “conviven” con este personaje en la vida cotidiana, ya que no se le da un sentido “negativo”.

“El duende es el encargado de cuidar que los cultivos sean fértiles para el bienestar alimentario de la comunidad, se le pide una buena cosecha, por eso se lo saluda antes de la ceremonia de los primeros frutos que es el día 2 de febrero”, detalla el profesor de Quechua. Aquí se puede ver claramente cómo el 2 de febrero que antes de la colonia era la fiesta de “los primeros frutos” fue reconvertida por la Iglesia católica como “la fiesta de la Virgen de la Candelaria”.

Foto: Angie Salgar Caballero

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
Our website is protected by DMC Firewall!