Prensa boliviana cómplice del Golpe de Estado

Al Golpe Cívico-Policial-Militar que se hizo sobre el gobierno democrático de Evo Morales Ayma, hay que agregar a la institución prensa boliviana; sobre todo a los grandes medios que durante las dos semanas posteriores a las elecciones, en conjunto con canales como la CNN, sembraron la idea de fraude electoral, cubriendo con grandilocuencia los cortes de los grupos cívico-estudiantiles que se desarrollaban a lo largo del país; cortes que, según se pudo verificar en muchos casos, simplemente se trataba de una cuerda atravesada en la calle, una bandera boliviana y una o dos personas que con gran virulencia generaban temor a los que pretendían circular libremente. Red Eco Alternativo.

(Calixta Quispe – Red Eco) Bolivia - Los periodistas que vamos a nombrar por el ataque que sufrió el fotógrafo Rolando Andrade del diario Clarín, quien viajó para documentar lo que estaba pasando en Bolivia es simplemente una muestra de la intolerancia y la falta de respeto a la libertad de expresión.
En la actualidad los grandes medios bolivianos, que son los que tienen gran audiencia en las zonas urbanas, publican diariamente innumerables fake news. Solo por dar un ejemplo, el 29 de noviembre, y luego de que se hiciera viral la agresión verbal y física que habían sufrido los miembros de la Delegación Argentina en Solidaridad con el Pueblo Boliviano en el aeropuerto de Santa Cruz, el Diario Página 7, sin inmutarse ante la ética periodística, publicó: “Denuncian que agresión a comitiva argentina fue parte de un show”. En el desarrollo de la nota, indican: “La agresión verbal y física que recibieron en el aeropuerto Viru Viru en Santa Cruz los integrantes de una comitiva argentina que llegó a realizar una investigación sobre violaciones a los derechos humanos habría sido montada y parte de un show”.
Continúan diciendo: “Juan José Hidalgo, de radio Panamericana, y el periodista Humberto Vacaflor señalaron que la persona que los agrede verbalmente en Viru Viru es integrante del mismo grupo de activistas argentinos”. Estos periodistas así como las innumerables empresas de medios de comunicación que reproducen afirmaciones sin verificar, podrían simplemente con una llamada a migraciones constatar si realmente la persona que grita es parte o no de la comitiva.

Relato de un periodista que no tuvo libertad de expresión
Rolando Andrade contó en una entrevista que concedió a Gloria Beretervide en FM La Boca: “El día 23 de noviembre fui a Senkata. Cuando llegué, tenía a un pueblo que quería a alguien que los escuche y ahí tuve que replantearme qué hacer. Mi idea era solo hacer fotos y poner epígrafes, pero ellos necesitaban a alguien que los escuche y los grabé para que el mundo vea lo que les estaba pasando. Ellos pedían que les entreguen los cuerpos que entraron los militares a la planta de Hidrocarburos de Senkata el día de la Masacre.”
Esas personas con las que se encontró Rolando pedían atención médica para los heridos que aún estaban recuperándose en los domicilios y, como pudo constatar la Delegación Argentina en Solidaridad con el Pueblo Boliviano, muchos heridos se quedaron en las casas por miedo a que cuando ingresaran a los hospitales, les armaran causas y los enviaran directo a la cárcel.
Todavía no existe un número oficial por parte del gobierno golpista de cuántos detenidos y desaparecidos existen hoy en Bolivia. Según denuncias ante los medios internacionales, varias personas indican que les habían plantado dinero, granadas o que simplemente han hecho pasar como armas blancas implementos que los hombres llevaban en sus mochilas por ser albañiles. Estos testimonios no son tenidos en cuenta por los reconocidos periodistas o grandes canales de televisión boliviana, que incluso legitiman el uso desmedido de las agresiones verbales y físicas contra los cronistas extranjeros.
En el caso de Andrade, el amedrentamiento hacia su persona comenzó cuando el periodista Eleuterio Choque indicó en su twitter: “A las 15:00 hs. acaba de llegar a la ex Tranca un supuesto periodista internacional y al no ver los letreros y consignas de protestas se dirige a una librería a comprar cartulina y marcador para anotar los letreros, luego alienta e incita a protestar”.
Ahí empezó la odisea de miedo y agresiones de los “colegas de prensa boliviana”, pero luego hubo más y de gente muy popular en el país vecino. Luego de estar en El Alto, Rolando bajó al hotel donde se encontraba tomando declaraciones la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Allí había varios periodistas declarando sobre la violencia que ha existido durante los catorce años del gobierno de Evo Morales. “De repente se paró la periodista Amalia Pando, quien tiene una audiencia muy alta en Bolivia, y me dijo que era un infiltrado comunista y terrorista y que no tenía nada que hacer ahí”.
Andrade relató: “Le expliqué que había ido por cuenta propia porque quería cubrir lo que estaba pasando, saqué mi credencial y les expliqué que solo era con el fin de informar. Me gritaron, me increparon a los gritos. Ella estaba acompañada por Yolanda Mamani y Nancy Vacaflor, ambas también periodistas, todas son personas muy conocidas ya que trabajan en Red Erbol y Radio FIDES”.
“Cuando ya me sentí sin seguridad –continuó Andrade–, Edgardo Vásquez, secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Prensa de La Paz, me dijo que yo no tenía que estar en Bolivia: ‘los problemas de los bolivianos se arreglan entre bolivianos’ y ahí sentí que mis derechos estaban totalmente vulnerados”.
A partir de ahí, Andrade tuvo que salir rápidamente de Bolivia, la Embajada argentina se encargó de su seguridad. Fueron momentos donde el cronista aseguró temer por su vida. La misma situación fue denunciada días atrás por los equipos de prensa que los canales de Argentina enviaron a Bolivia: C5N, TELEFE, AMERICA 2, CRONICA TV Y CANAL TRECE. Tal es la cercenación de la libertad de expresión que existe en el gobierno de dictadura militar que está atravesando Bolivia que estos periodistas fueron amenazados directamente por la flamante ministra de Comunicación de Bolivia, Roxana Lizárraga: "Los periodistas que están causando sedición tienen que responder a la ley. Ya están identificados algunos bolivianos y otros extranjeros y el ministro de Gobierno va a actuar".

Informe de la Delegación Argentina en Solidaridad con el Pueblo Boliviano
En el punto ocho, indican que existe una “restricción manifiesta de la libertad de prensa; la delegación ha tomado contacto con periodistas de medios locales, quienes han referido haber sido víctimas de hostigamientos, amenazas y restricciones a la necesaria libertad para ejercer su profesión. La prensa internacional también ha sido víctima de hostigamientos y acoso. Especial gravedad reviste para esta delegación el caso del periodista argentino Sebastián Moro”.
El informe final trajo novedades respecto de la muerte del periodista argentino Sebastián Moro, quien vivía en Bolivia desde 2018. Era editor en jefe de Prensa Rural, medio de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB). En las últimas semanas trabajó como corresponsal en cobertura del Golpe de Estado para el diario Página 12.
Respecto de la pluralidad de voces que pueden ver los bolivianos una de las últimas medidas que tomó el gobierno golpista, fue suprimir de la grilla de canales a la cadena Telesur  y el operador Cotas anunció que desde esta semana también se deja de transmitir la emisión de la cadena RT en Español.

DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd