Red Eco Alternativo ***

Grecia, la hora de las alternativas

La crisis golpeó con fuerza todas las estructuras de Grecia, desde las económicas a las sociales, pasando por las políticas. Tras un primer periodo de huelgas, manifestaciones y ocupaciones de edificios públicos, el reflujo en la contestación política ha venido acompañado de una creciente actividad organizativa. En pocos años, Grecia ha visto nacer y asentarse una miríada de proyectos e iniciativas que buscan resolver necesidades materiales, afectivas o culturales a partir de la cooperación, constituyendo una verdadera emergencia de una nueva economía social y solidaria que sitúa a las personas y su bienestar en el centro.
grecia_lahoradelasalternativas.jpg(Antonio Cuesta – Diagonal) Grecia - Aunque la llegada de la crisis abonó el terreno para la germinación de pequeños proyectos, fueron las políticas de austeridad, aplicadas a partir de 2010, las que multiplicaron el crecimiento de estos grupos, que apuestan por la democracia directa, el igualitarismo y la solidaridad como mecanismos para superar la recesión económica y la descomposición social.
A las decenas de pequeñas cooperativas, tiendas de comercio justo y cafés-restaurante organizadas de manera asamblearia y autogestionada, sin jerarquías ni propietarios, vinieron a sumarse nuevas iniciativas surgidas a partir de las protestas de los indignados griegos desa-rrolladas en la plaza Syntagma de Atenas en 2011. Su impulso procedió del mismo tejido social de los barrios, de las asambleas vecinales, de los grupos de mujeres o de trabajadores desempleados que apostaron por fórmulas cooperativas para poner en marcha pequeñas empresas o reflotar las quebradas.
Las que mayor difusión tuvieron desde un primer momento fueron las encaminadas a paliar la debacle que se cernía sobre los más desfavorecidos, que comenzaron a quedarse sin trabajo, sin ingresos y sin la cobertura de servicios sociales básicos. Clínicas de atención primaria y farmacias para quienes quedaban fuera del sistema público de salud, comedores sociales, guarderías... y, al tiempo, redes de intercambio de bienes y servicios, huertos urbanos colectivos y lo que se denominó en un primer momento el “movimiento de la patata”, en todas sus variantes. Muchas alcaldías se prestaron para organizar encuentros semanales o quincenales en los que productores locales ponían a la venta, sin intermediarios y a precios mucho más bajos que en los supermercados, todo tipo de alimentos de primera necesidad como patatas, aceite, leche, quesos y un largo etcétera de artículos. Los puntos de distribución comenzaron a crecer, así como las listas de productos ofertados, llegando en la actualidad a conformar una extensa red en la que, bajo la forma de cooperativas de consumo, se venden una amplia variedad de productos.

El papel de las mujeres
Un aspecto destacado dentro de esta actividad organizativa ha sido el papel de las mujeres a la hora de poner en pie y mantener en funcionamiento numerosos proyectos. Como nos explicaron desde el Movi¬miento de Mujeres contra la Deuda y la Aus¬teridad, los efectos de las políticas neoliberales “nos afectan especialmente a las mujeres en todos los aspectos de nuestras vidas. Así que debemos organizarnos para resistir, pues nadie más lo va a hacer por nosotras. Con la eliminación o la privatización de los servicios públicos, el Estado se deshace de sus compromisos con los ciudadanos trasladando la responsabilidad a las familias”. En otras palabras: “Las mujeres se ven obligadas a sustituir, o más bien a reemplazar, el Estado del bienes¬tar”. Y, además, gratis.
Ha sido necesario que se abriera una sima estructural a los pies del sistema de libre mercado para que muchas alternativas económicas comenzaran a demandar espacio y preeminencia ante un modelo insostenible y agotado. Su reivindicación se basa en una relectura de las relaciones sociales y en la interpretación de nuevos acuerdos entre la actividad productiva y el ecosistema urbano o natural. El agrietamiento del “pacto social” por el Estado del bienestar ha venido a revivir los instrumentos que el movimiento obrero construyó en otras épocas –mutualidades, redes de apoyo–, convirtiendo a los ciudadanos en sujetos activos.
Nota completa: https://www.diagonalperiodico.net/global/24000-grecia-la-hora-alternativas.html

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
DMC Firewall is a Joomla Security extension!