Red Eco Alternativo ***

Nigeria: las masacres contra chiíes una matanza continua

En Nigeria, las constantes matanzas de la banda integrista Boko Haram, no se detienen y con intermitencias, se producen en Abuja, la capital nigeriana y en el norte del país, contra objetivos civiles como mercados y terminales de buses
(Guadi Calvo - Rebelión) Nigeria - Más allá de la persecución encarada por ejército, en el marco de la operación Lafiya Dole, en lengua hausa” bien hecho” iniciada por el gobierno del presidente Muhammadu Buhari en mayo de 2016, que ha logrado producir importantísimas bajas al grupo wahabita, aunque todavía está lejana su derrota.

Más allá de la “guerra” de Boko Haram, en Nigeria se producen otro tipo de matanzas cada vez más frecuentes contra la comunidad chiíes, que además de ser el objetivo preferido de Boko Haram, también es perseguida por el ejército nacional, que cada vez con más frecuencia, realiza verdaderas matanzas.

Los chiís nigerianos están en franco crecimiento, tras la irrupción del sheik Ibrahim Zakzaky, un pacifista seguidor del ayatola Ruhollah Jomeini, por lo que es acusado de recibir financiación de Irán, detenido desde 2015.

El sheik Zakzaky, en 1980 fundó el Movimiento Islámico de Nigeria (IMN), que se convirtió en la organización chií más importante del país que cuenta con cerca de tres millones de seguidores entre los que se incluyen miembros de la comunidad sunita.

El constante crecimiento del IMN, es lo que ha puesto en alerta al gobierno del presidente Buhari, para alentar los “excesos”, que en plena guerra contra los integristas de Boko Haram, también ejecuta en cuanta posibilidad se le plantea a la comunidad chiita.

La última masacre se produjo el lunes 29 de octubre, durante la procesión anual de Arbain, (el cuadragésimo) cuyo día más importante es el 30, en que se marca el inició de los cuarenta días de luto por el martirio del imam Hussein, nieto del Profeta, en la batalla de Kerbala (Ashura) en el año 680 de la era cristiana, la fecha más sagrada por la comunidad chiita mundial.

La peregrinación por Arbain, que se desarrollaba en Nyanya, un suburbio densamente poblado de Abuya fue disuelta por el ejército nigeriano, que los miembros de la comunidad aprovecharon para reclamar por la libertad de su líder. Efectivos del ejército y la policía, abrieron fuego utilizando automáticas sin ninguna provocación previa, asesinando a una cincuentena de civiles hiriendo a 120 y deteniendo a otras cuatrocientas.

Otros incidentes también se produjeron sobre la autopista que lleva al estado de Kaduna, en el noroeste del país. Amnistía Internacional (AI) denunció que: “las muertes fueron producto de la desaforada represión de las tropas”, si bien no divulgó cifras de fallecidos.

Durante el fin de semana anterior a la última matanza, el ejército también había provocado disturbios entre los peregrinos, intentado impedir la procesión, reprimiendo con disparos de gases y armas de fuego.

Osai Ojigho, de Amnistía Internacional informó que: “Los militares que utilizaron armas automáticas contra los manifestantes, están utilizando tácticas diseñadas para matar cuando se trata de reuniones de IMN y muchos de estas muertes pueden definirse, claramente, como ejecuciones extrajudiciales” en otro párrafo de la denuncia se resalta que: “Esta violenta represión contra los manifestantes IMN es injustificada e inaceptable ya que estaba dentro de su derecho de celebrar una procesión religiosa y protestar” y que no había pruebas de que representaran una amenaza inminente para la población civil, ni para los efectivos de seguridad.

SUSCRIPCIÓN / para recibir información

Una vez por semana el colectivo elabora un boletín con las noticias más relevantes a nivel nacional e internacional

 
Our website is protected by DMC Firewall!